El belga ha logrado su primera victoria

El piloto belga del Gresini Racing de Moto2, Xavier Simeon, estaba encantando después de conseguir su primera victoria en el Mundial tras librar una bonita batalla con el líder de la categoría, el francés Johann Zarco.

«La última vuelta no sabía dónde le tenía (a Johann Zarco). Apreté al máximo, sobre todo en las dos últimas curvas. No quería perder la victoria, he hecho una gran carrera». Así narraba el propio Xavier Simeon una carrera que no olvidará jamás, la de su primera victoria en el Mundial de motociclismo.

El piloto de Gresini llegaba a su circuito favorito -ya logró su primera pole hace dos años- y lo tenía claro desde el viernes: «Tenía mucha confianza, la moto respondía muy bien y ya desde los primeros entrenamientos sentía que podía ser mi fin de semana. Me dije: lo voy a conseguir, voy a estar en el podio y voy a subir al o más alto». Y así fue.

El que fuera campeón del europeo de Superstock 600 en 2006 y campeón de la Copa FIM de Superstock 1000 en 2009, explicó brevemente las tres fases por las que pasó en la prueba alemana: «Mi salida fue buena, me sentía confiado tras Morbidelli y Zarco, pude pasar a Morbidelli y cuando vi a Johann, apreté para irme con él. Iba muy rápido y no quería soltar la presa», concluyó el belga sin olvidarse de dar las gracias a su equipo y su familia.