Opinión | ¿Por qué la moto y el scooter van a ser claves para salir de la crisis del coronavirus?

©Gustavo Fring - Pexels

Durante estos días de crisis del coronavirus todos los estamentos de la sociedad nos estamos viendo involucrados en una completa transformación de nuestras costumbres, tanto de nuestra vida familiar (¿quién nos iba a ver limpiando los productos de la compra antes de meterlos en la nevera?) como en la profesional haciendo teletrabajo o adaptando los espacios de trabajo a la distancia social.

En este retorno o, mejor dicho, en esta entrada en una nueva realidad, vamos a tener en cuenta otro aspecto crucial en el día a día: el transporte. Según un estudio publicado por el RACE, una tercera oleada de su Observatorio de Conductores que se centra en los hábitos de conducción durante la pandemia y también pensando en la fase posterior al levantamiento del estado de alarma, se llega a una conclusión muy interesante: el 20% de los usuarios que utilizan transporte público o a pie se plantean utilizar su vehículo privado para ir a trabajar.

«¿Quién nos iba a ver limpiando los productos de la compra antes de meterlos en la nevera?»

Antes de la pesadilla del Covid-19, el 83% de los encuestados acudían a su trabajo en transporte privado, el 11% en transporte público y el 5,8%, andando. Según dicen los responsables del estudio, el primer porcentaje ascenderá hasta el 86,8% mientras que también se empieza a incluir la bicicleta como medio de transporte favorito con un 0,6%.

Si bien la mayoría de conductores 'enlatados' creen que seguirán utilizando el coche para ir al trabajo, es interesante destacar la transferencia de usuarios de algunos tipos de transporte a otros, sobre todo entre el transporte público y el privado. El 20% de éstos ya se está planteando pasar a un vehículo privado mientras que el 25% de los que iban caminando también están pensando en utilizar su propio coche o moto.

«El 20% de los usuarios de transporte público piensan pasarse al vehículo privado»

La alternativa: la moto y el scooter


En estas circunstancias, la moto y el scooter se posicionan, por tanto, como una de las alternativas más interesantes para dar salida a un problema evidente con el que la sociedad y las administraciones  se van a encontrar (y se están encontrando ya).

A continuación, queremos destacar los factores que entran en juego en este escenario tan de ciencia ficción y en los que nos apoyamos para pensar que la moto y el scooter son soluciones reales e incluso definitivas para afrontar la situación:

Limitaciones de aforo del transporte público

La propia naturaleza del transporte público hace que sean focos de alta peligrosidad de contagio. Un autobús, un vagón de metro o tren o un taxi pueden concentrar altas cantidades de personas durante una jornada, por lo que las autoridades están ya tomando medidas excepcionales de limpieza. Sin embargo, las posibilidades de contagio al compartir este espacio cerrado durante varios minutos con una persona infectada (sintomática o asintomática) son altísimas. Por eso, las autoridades decretarán reducciones drásticas de aforo para los convoyes de ferrocarril, metro y autobús.

¿Es viable pensar en transportar en hora punta la misma cantidad de ciudadanos que antes reduciendo a la mitad o más el aforo del transporte público? Permítame dudarlo...

Miedo al contagio

En el estudio del RACE se indica que la decisión de esos ciudadanos a cambiar el transporte público por el privado se basa en el miedo a ser contagiado de Covid-19. El hecho de no compartir espacio con otros ciudadanos durante estos trayectos hace reducir lógicamente las posibilidades de contagio.

Características propias de la moto y el scooter frente al contagio

Tomando mayores medidas de limpieza con nuestra moto, sobre todo si 'duerme' en la calle, y siguiendo las ya conocidas normas de utilización de guantes y el resto del equipamiento de moto, cabe destacar que el uso de la moto hace bastante difícil el contagio, ya que al aire libre hace más difícil la transmisión teniendo en cuenta que la distancia social además suele ser bastante alta (con el resto de peatones o incluso con otros motoristas). A esto hay que sumarle la utilización de casco integral con pantalla, una barrera más contra el maldito Covid-19.

«La moto se erige como el medio de transporte más seguro contra el contagio del coronavirus»

Movilidad y medio ambiente

¿En tu ciudad hay atascos? Pues imagínate si a partir de ahora hay más gente que se va a pasar del transporte público al coche... ¿La solución? La tenemos clara: las dos ruedas. Además de la bicicleta, la moto y el scooter se convierten en las mejores aliadas para reducir los atascos.

Relacionado con esto, el uso de la moto ayuda a reducir la congestión de ciudades y carreteras, por lo que indiscutiblemente se reducen las emisiones y mejora la calidad del aire.

Esperemos que las autoridades locales, regionales y nacionales lo tengan en cuenta para promover el uso de la moto, el scooter y la bici, no sólo promocionando su uso con ayudas a la compra o incluso exenciones de impuestos sino con beneficios de movilidad en zonas restringidas como pueden ser Madrid Central y la ZBE de Barcelona.

Un transporte económico

Por precio de compra, consumos, costes de reparación y otros costes asociados (aparcamiento gratis, peajes, ITV, impuestos y seguros más baratos), la moto y el scooter se establece como el medio de transporte más económico. Su capacidad de realizar distancias largas en menor tiempo la colocan además por delante de la bicicleta.

Ya lo pensábamos desde siempre, pero en un entorno de incertidumbre y crisis económica al que nos dirigimos, no se nos ocurre una solución tan equilibrada en coste-beneficios como lo es la moto, un medio mucho más accesible para la mayoría de los ciudadanos.

Si a esto le añadimos el beneficio económico que puede trasladarse a una industria de la moto tan arraigada en nuestro país y con tantos miles de empleados dedicados directa o indirectamente al sector de las dos ruedas, el beneficio es aún más palpable.

«¿Te imaginas los atascos cuando la gente pase del transporte público al privado? Solución: ¡la moto!»

Símbolo de libertad

Llámame romántico, pero después del confinamiento forzoso de estas semanas y las limitaciones a las que nos vamos a ver abocados, no encontramos mejor forma de sentirnos libres que yendo en moto. No en vano, psicólogos y psiquiatras prevén un aumento de problemas relacionados con la salud mental de mucha gente por el clima y las condiciones provocadas por el coronavirus.

Aunque sea simplemente acudiendo a nuestro trabajo en un sencillo scooter 125 o ciclomotor, las sensaciones de ir sobre dos ruedas son indescriptibles y supondrán, sin duda alguna, un buen antídoto contra la sensación de vivir en una cárcel. Y ya no quiero decir para cuando nos permitan salir de ruta (quizá sin la paradita de rigor en el bar), hacer mototurismo, enduro o apuntarnos a unas tandas en circuito de velocidad o motocross... Como diría mi amigo Jorge Torrecillas: «¡Pura vida!»

Por eso, te invitamos: ¡Apuesta por la moto y el scooter!

Deja un comentario

Volver a la home