Una BMW con alma de máquina Caterpillar

Una BMW se convierte en una brutal máquina de construcción que bien podría ser de la conocida marca Caterpillar gracias a esta interesante preparación.


Hemos visto muchos ejemplos de preparaciones de motos que se basan en otros vehículos como coches clásicos, deportivos, Fórmula 1, carreras de rallies… Normalmente, heredan la decoración icónica del vehículo que inspira al preparador y adquiere su personalidad y su carácter temporal gracias a las modificaciones realizadas y los accesorios instalados. Lo extraño es que el vehículo o la marca que te inspire sea Caterpillar, una de las firmas más importantes del mundo en maquinaria de construcción y equipos de minería, entre otros.

Los italianos de Officine Sbrannetti han tomado como base una BMW R 1100 GS. La maxi-trail ya es un punto de partida interesante para crear una auténtica máquina para afrontar diversos tipos de terreno. Así, la moto ha recibido algunos cambios en chasis y otros elementos para reforzar sus características más robustas. El depósito parece heredado de un modelo antiguo, que se ha decorado con los colores y el logo de la marca CAT con detalles envejecidos (y con el guardabarros delantero) y darle así un aire más ‘decadente’. La horquilla, con fuelles, también parece ser recibida de una moto antigua, lo mismo que el asiento, similar en aspecto a los duros materiales utilizados en las excavadoras.

Para el conjunto de luz trasera se ha elegido un piloto de estilo retro mientras que en la parte delantera se le ha dotado de dos grandes focos ubicados a los lados de la horquilla. La parte superior está presidida por una rejilla que enfatiza su carácter obrero. Además, se le ha instalado un escape que mejora el rendimiento y el sonido de esta máquina. La instrumentación es minimalista y hay que destacar la instalación de los Continental TKC 80 para poder rodar por cualquier tipo de terreno.