Hablamos con el piloto del Red Bull KTM Ajo en Moto2

Tras asistir a la presentación oficial del proyecto 2017 de KTM en el Mundial de MotoGP, hablamos con Miguel Oliveira, uno de los pilotos que defenderá los colores de la marca austriaca en la llegada a la categoría de Moto2.



No hay categoría que se le resista a KTM en el Mundial de Velocidad. Después de pasar con matrícula de honor el examen de Moto3, donde ya acumulan tres de los cinco títulos posibles, los austriacos han querido expandir horizontes más allá de la cilindrada pequeña. Bien es cierto que la nueva aventura en MotoGP se ha llevado gran parte de los focos, pero no hay que olvidar que KTM también se estrenará en Moto2 en este 2017 con un chasis elaborado junto a WP, una marca que es propiedad de los de Mattighofen.

Tras presenciar la puesta de largo del proyecto conjunto, hablamos con Miguel Oliveira, piloto que esta temporada pilotará esta nueva KTM de Moto2 enrolado en las filas del Ajo Motorsport, un equipo con el que rozó el título de Moto3 en 2015. Después de estrenarse en Moto2 junto al Leopard Racing en el pasado curso, ahora Oliveira regresa con Aki Ajo en la categoría intermedia. Al portugués le preguntamos por la nueva KTM de Moto2 y por cómo se siente en la vuelta a la que fue su casa hace dos años: «Estoy muy motivado por volver a un sitio en el que me encuentro muy bien y en el que logré los mejores resultados de mi carrera deportiva. Esto me hace afrontarlo con una motivación diferente. Es un placer formar parte del proyecto de Moto2, que es totalmente nuevo para KTM. Tienen ya experiencia de test del año pasado y esto ha hecho que la moto empezara a un nivel muy fuerte. Es muy bueno estar de vuelta y espero que los resultados también lo demuestren».

Ahondando más en el rendimiento de la nueva KTM de Moto2, Oliveira destaca el buen inicio en pretemporada y habla sobre la importancia de los pequeños detalles en una categoría tan igualada como esta: «El comportamiento de la moto es muy similar a lo que se podía esperar de una Moto2, ya que geométricamente hablando, las medidas son las mismas. El motor y los neumáticos también son los mismos, por lo que se espera algo muy similar. Aunque luego hay muchos detalles que tenemos que poner a punto, sobre todo para estar delante, y eso es en lo que hay que trabajar ahora».

El primer año del piloto luso fue con una Kalex, una marca que domina con mano de hierro en Moto2. No obstante, la incursión de KTM no es en balde y la marca austriaca buscará pelear desde el primer momento por estar arriba para poner en jaque a los suizos. A la hora de comparar la Kalex con la nueva KTM, Oliveira confirma que existen diferencias: «Hay algunas, sobre todo en el tren trasero. Esta moto tiene un comportamiento un poco más rígido. Es buena entrando en curva y frenando, pero luego cuando sueltas los frenos es en lo que hay que trabajar, y es realmente donde se hace el tiempo».

Sobre los puntos en los que mejorar, el joven piloto del Ajo Motorsport destaca la importancia de alcanzar el ritmo de competición para poder compararse con los demás fabricantes. «Creo que la mejora vendrá un poco también con las carreras, siguiendo al resto y viendo lo que les permiten hacer sus motos y las nuestras», afirma, a la vez que destaca el amplio margen de maniobra que tiene KTM gracias a su concepto de chasis tubular: «La ventaja aquí es que no hay limitación de desarrollo, lo que creemos que haga falta para mejorar la moto lo hacemos muy rápido. Esa es la ventaja que tiene un chasis tubular, que de un día al otro permite hacer una modificación y tenerla lista ya para la carrera siguiente».

Otro de los puntos clave en Moto2 durante los últimos años han sido las suspensiones, uno de los pocos factores diferenciales que existen en una categoría con un suministrador único de motores. Las WP empiezan a ser una gran referencia: «Ya las había probado el año pasado con la Kalex, y van muy bien. WP ha recogido muchos datos en estos últimos años tanto en Moto3 como en Moto2».

Miguel-Oliveira-KTM-Moto2-2017_04

 

KTM, un proyecto 100% ganador


A Oliveira también le preguntamos por la amplia puesta de larga con KTM, que por primera vez estará de forma oficial en las tres categorías. Nos destaca la fortaleza de un proyecto que habrá que tener muy en cuenta en todas sus vertientes: «La intención es bastante seria, aunque la gente todavía no se haya dado aún mucha cuenta, pero ahora empezarán a pensar un poco diferente. KTM tiene intenciones muy serias en la competición en asfalto para dejar ahí su marca como han hecho en off-road». El luso tiene claro que el desembarco en MotoGP era el último paso y será beneficioso a todos los niveles: «Ahora con el proyecto de MotoGP y lo que les aporta con información técnica y de ingeniería, es algo muy fuerte. Realmente creo que es lo que le faltaba a KTM para que la gente la viera definitivamente como una marca puntera, y ahora ya lo tiene».

Después de que los principales protagonistas de Moto2 el pasado año hayan dado el salto a MotoGP, se abre un nuevo panorama dentro de la categoría intermedia, en la que no hay ni mucho menos un favorito claro. Esto concede oportunidades a pilotos como Miguel, que gracias a la experiencia acumulada el año pasado ya puede pensar en objetivos más ambiciosos. Aun así, tiene claro que las puertas no se abren por sí solas: «Las tengo que abrir yo. Tengo todo y estoy en el equipo que ha estado con Zarco en los dos últimos años. Lo que estoy aprendiendo y la información que me están dando es muy positiva. La tengo que aprovechar y hacer que todo funcione bien para estar arriba», concluye.