GP de España 1999: la caída que retiró a Doohan

Recordamos la primera jornada de entrenamientos del GP de España de 1999, en Jerez, en la que Mick Doohan sufrió el accidente que le acabó retirando de la competición.


De 1994 a 1998, la categoría reina no inscribió en su palmarés otro nombre que no fuera el de Mick Doohan. El australiano encadenó cinco títulos, aunque en los últimos años de su carrera deportiva la oposición cada vez era mayor. En 1998, Crivillé y Biaggi le pelearon el título prácticamente hasta la penúltima carrera y en 1999, año en el que Doohan tenía el desafío de sumar su sexta corona consecutiva, las cosas no empezaron del todo bien para el australiano.

El inicio fue atípico para Mick, que se quedó fuera del podio en la primera carrera del año, disputada en el circuito malasio de Sepang. En la segunda prueba, en Japón, acabó segundo bajo un auténtico aguacero. Ambas carreras las ganó Kenny Roberts Jr, que cuajó un comienzo de temporada muy sorprendente a los mandos de la Suzuki. Tras las dos primeras carreras, Doohan ocupaba el segundo puesto del Mundial de 500cc y estaba 17 puntos por detrás del norteamericano. Carlos Checa y Álex Crivillé, tercero y cuarto del campeonato en esos momentos, estaban tres y cuatro puntos por detrás de Doohan, respectivamente.

Mick Doohan 1999

Doohan, en la parrilla de salida del GP de Japón 1999, la que sería su última carrera. (Foto: Repsol Media)

Llegaba entonces el GP de España, en Jerez. Allí, Crivillé había ganado en las dos temporadas anteriores, y también lo hubiese hecho en 1996 de no ser por la invasión de pista que se produjo cuando el speaker cantó por error la victoria de Álex cuando aún faltaba una vuelta para el final. Jerez era el circuito fetiche de Crivillé, pero también una pista que se le daba especialmente bien a Doohan, que había ganado allí en cuatro ocasiones.

El viernes por la mañana, el australiano dominó con autoridad en la primera sesión de entrenamientos libres. El formato de entrenamientos era muy diferente al actual, ya que ese mismo día se celebraba la primera sesión de entrenamientos de clasificación por la tarde. Pero apareció la lluvia y no fueron muchos los valientes que salieron a pista en esas condiciones durante los primeros minutos de la sesión. Esa QP1 del viernes 7 de mayo de 1999 sería la última salida a pista de Mick Doohan como piloto profesional.

El pentacampeón pasó en boxes los minutos iniciales, pero después salió a rodar con la pista húmeda y en unas condiciones delicadas. El australiano estaba especialmente motivado en ese Gran Premio y tenía ganas de reivindicarse y de retomar el mando del campeonato, pero eso le llevó a tomar unos riesgos innecesarios. Con los pianos mojados y algunos parches de humedad en pista, Doohan apretó y se puso primero momentáneamente en ese entrenamiento, pero en su quinta vuelta en esa sesión sufrió un fortísimo accidente a 190 km/h entre las curvas 3 y 4. Ahí también se había caído en la carrera de 1995 cuando lideraba, incidente que en esa ocasión propició la primera y única victoria de Alberto Puig en el Mundial.

En aquel entrenamiento de 1999 que acabó con su carrera deportiva, Doohan pisó una línea blanca a gran velocidad, salió volando por encima de la Honda NSR500 y llegó a chocar contra las protecciones. Se destrozó nuevamente la pierna derecha, la misma que incluso pudo perder tras su accidente de Assen en 1992. También se rompió la rodilla, además de la clavícula izquierda y la muñeca. «Me partí la pierna en 17 partes», llegó a contar años después de aquel accidente.

«Él sabía que iba a ser complicado, que no tenía fácil ganar en Jerez. Aquí yo tenía prácticamente la victoria en el ‘96 antes de la invasión de pista y luego logré dos victorias consecutivas en el ‘97 y ‘98. Mick sabía que yo en el ‘99 estaba muy fuerte aquí e hizo un ejercicio complicado. En condiciones un poco mixtas, con los pianos húmedos, trató de hacer una vuelta rápida. Se cayó, con la mala suerte de que se lesionó gravemente. Ahí acabó su carrera deportiva», recordó Álex Crivillé en el reportaje del 20º aniversario de su título de 500cc que publicamos en MOTORBIKE MAGAZINE.

«En aquella época todavía usábamos neumáticos mixtos y Álex había salido con ellos. Muchas veces cuando la pista estaba así, Doohan se esperaba dentro del box y miraba de vez en cuando cómo estaba la pista. Ese día no sé bien lo que pasó. Mick estaba esperando, pero de repente salió a pista. Álex entró. En la vuelta siguiente oímos ruido, y era que Doohan se había caído en la curva 3», añadió sobre ese accidente y en ese mismo reportaje que mencionábamos anteriormente Gilles Bigot, el que fuera jefe de mecánicos de Crivillé.

El final de la carrera deportiva de Doohan


La recuperación de aquella grave caída fue incluso más difícil y larga de lo previsto, lo que obligó al australiano a colgar el mono a finales de 1999. Esta vez no pudo obrar el milagro que sí llevó a cabo siete años atrás y no consiguió recuperarse de la lesión para volver a competir.

Ese mismo año reapareció para dar unas vueltas de exhibición durante el GP de su país, en Phillip Island. Era el mes de octubre y aún seguía en muletas.

El desenlace de su trayectoria llegaría después. A los 34 años, Doohan anunció oficialmente su retirada el 10 de diciembre de 1999 en Australia. En aquel entonces no cerró la puerta definitivamente a la posibilidad de volver a las carreras, pero finalmente no volvió a competir. Aquella de Jerez fue su última salida a pista.

Crivillé recogió el testigo


Con su principal rival fuera de la competición y en su circuito talismán, Álex Crivillé se encontraba ante su gran oportunidad. El piloto español había comenzado la temporada con un podio en Malasia y un cuarto puesto en Japón, y llegaba a Jerez con el objetivo de conseguir su tercera victoria en el circuito andaluz.

Álex asumió los galones tras la baja de Doohan y obtuvo en Jerez, tras un mano a mano con Biaggi, su primer triunfo de un 1999 que acabaría siendo memorable para él. Después llegarían otras tres victorias más de forma consecutiva (Paul Ricard, Mugello y Montmeló) que le consolidaron como el rival a batir de la categoría reina. Crivillé recogió el testigo de Doohan y se convirtió en Campeón del Mundo de 500cc en 1999 con 6 victorias y 10 podios, dando a Honda su sexto título consecutivo en la cilindrada máxima. El GP de España de 1999 marcó el final de la era Doohan y el inicio del año glorioso de Álex Crivillé.

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home