Jorge Lorenzo y Marc Márquez hablan sobre ello

Las constantes modificaciones que está introduciendo Michelin a lo largo del año se han convertido en un problema para los pilotos, sobre todo los viernes, una jornada que tienen que dedicar a adaptarse al comportamiento de los neumáticos, muy diferente en cada escenario.



Gran Premio Movistar de Aragón

Fecha25 de septiembre
CircuitoMotorland Aragón
LocalizaciónAlcañiz, España
Más información

Si hay algo que está caracterizando el regreso de Michelin a MotoGP es la notable cantidad de cambios que están llevando a cabo durante la temporada. Después de introducir una nueva carcasa más blanda para el compuesto delantero en Misano, la marca francesa no ha vuelto a traerla en MotorLand Aragón, donde se está usando de nuevo la construcción convencional, la denominada como 34.

Ante tanta modificación, la dinámica de trabajo varía mucho en cada carrera, lo que se ha convertido en un pequeño dolor de cabeza para los equipos, puesto que con Bridgestone tenían una base bastante sólida para trabajar en este apartado. Sobre ello se ha pronunciado hoy Marc Márquez en su comparecencia ante los medios en MotorLand Aragón: «Este es un tema que ha cambiado bastante la dinámica de trabajo del año pasado a este año. En 2015 llegabas a un circuito y sabías los neumáticos delanteros que había y cómo funcionaban, porque siempre eran los mismos. También es cierto que ya llevábamos años con esos neumáticos», ha explicado el líder de MotoGP, que añade que los viernes se han de dedicar sobre todo a trabajar con los Michelin: «El viernes lo tienes que utilizar para probar los neumáticos que traen y aun así no hay tiempo. Yo por ejemplo hoy no los he probado todos y te tienes que centrar en eso; porque a la mínima que te despistas en eso llegas el domingo como me pasó en Silverstone, donde no pude poner el duro porque no lo había probado. Así que quizá tienes que sacrificar la puesta a punto para probar los neumáticos», dice el piloto del Repsol Honda.

marc-marquez-motogp-aragon-2016-01

Una opinión similar guarda Jorge Lorenzo, que destaca las complicaciones que lleva en cada fin de semana encontrar un buen equilibrio con los neumáticos: «Los Bridgestone iban bien desde el principio más o menos en todos los circuitos, mientras que con Michelin dependes de los baches del asfalto, de la temperatura… Por ejemplo Pedrosa en Austria estaba de los últimos, a dos o tres segundos, y ahora está primero. Es el mismo piloto, ha pasado un mes y medio, y los resultados son muy diferentes. Son neumáticos distintos y de una pista a otra varía mucho en todos los sentidos».

El vigente campeón de MotoGP expone además que el otro cambio importante para esta temporada, la electrónica única, no ha tenido tanta incidencia en los resultados: «La variación de rendimiento de los pilotos y de los problemas es 90% de los neumáticos y quizá un 10% de la electrónica. La electrónica no suele hacer caer a los pilotos, sino que la moto es algo más nerviosa y las derrapadas no son tan constantes, pero no afecta tanto a la variación de los pilotos en cada circuito».

Sin embargo, Lorenzo no atribuye su bajón de rendimiento de la segunda mitad de temporada a los neumáticos: «No es culpa de Michelin, porque traen los mismos neumáticos para todos», dice el balear, que también se ha referido a los contrastes que se están viendo esta temporada: «Simplemente que los últimos cinco o seis años con los Bridgestone siempre luchaba en todos los entrenamientos por estar entre los tres primeros. Ahora te encuentras una vez dominando el Gran Premio, y otra séptimo u octavo y lejos del primero. Soy el mismo piloto, con la misma ambición, las mismas ganas y el mismo pilotaje, pero con resultados diferentes».

Lorenzo, con muchos problemas en la primera jornada

Haciendo balance sobre la primera jornada del GP de Aragón, Jorge Lorenzo ha confesado los problemas que ha tenido en un circuito en el que ha ganado en las dos últimas temporadas. Su jornada inaugural no ha sido positiva, acabando séptimo a casi medio segundo de la cabeza. Este era el repaso que hacía el piloto del Movistar Yamaha sobre el día de hoy: «Ha sido un día con muchos problemas de neumáticos, porque por la mañana la moto me ha dado un susto en la primera vuelta, yendo muy lento. He decidido cambiar el neumático porque veía que algo no funcionaba. He puesto otro neumático blando y por la mañana, aparte de Márquez, tenía un buen ritmo; pero por la tarde con el compuesto duro detrás y medio delante no tenía buenas sensaciones. Tenía muchas vibraciones de delante, la moto me sacaba hacia fuera, así que he parado y después de dos vueltas he puesto el otro neumático medio. Con ese tenía muchas menos vibraciones pero aún no me acababa de encontrar a gusto, así que he montado el neumático blando atrás y el blando de la mañana con 20 vueltas, porque no teníamos otro. Entrando en curva se cerraba mucho la dirección y lo máximo que he podido hacer ha sido 1:48.9. Así que la séptima posición no es un resultado real. De todas formas, no acabamos de tener un ritmo bueno y comparado con el año pasado vamos muy lento, sobre todo por los neumáticos, que no tienen el mismo agarre que tenían los Bridgestone. Tenemos muchos problemas sobre todo en la entrada en curva».