El piloto británico competirá el próximo fin de semana en Brands Hatch en sidecar

Cuatro años después de su última carrera en sidecar, Michael Dunlop volverá a probar suerte la semana que viene en la última cita de la temporada del campeonato británico, que se celebra en Brands Hatch.



Michael Dunlop quiere rizar el rizo en uno de los mejores años de su trayectoria. Son varias las ocasiones en las que se ha especulado que el 13 veces ganador en el TT de la Isla de Man pruebe sobre tres ruedas en el mítico Mountain Course, y es que el norirlandés ya ha demostrado alguna vez que no le falta ni valor ni maña a la hora de ponerse a los mandos de un sidecar.

Su última participación en esta disciplina fue en 2012, cuando logró una más que meritoria segunda posición en Oliver’s Mount, y cuatro años después Dunlop se ha vuelto a preparar para pilotar un sidecar. Será el próximo fin de semana en Brands Hatch, escenario que acoge la última cita de la temporada del British Superbike y donde compartirán cartel las Hyundi Heavy Industries British sidecar Series.

Dunlop participará con Dan Style como copiloto a los mandos de un LCR Honda 600 y buscará un buen resultado en Brands Hatch que, en el caso de llegar, podría abrir las puertas a una futura participación de Michael en el TT de la Isla de Man en esta disciplina: «Estoy dando pasos de bebé porque aún me gustaría llevar un sidecar en más carreras del Campeonato Británico y ojalá algún día en el TT. Sólo quiero hacerlo bien el próximo fin de semana», dice el norirlandés. Con el Showdown del BSB al rojo vivo de cara a Brands Hatch, Dunlop se convertirá en otro de los grandes protagonistas de la última cita del año.