Motos para empezar desde cero

El mundo de las motos está lleno de ventajas. De agilidad, de libertad y de diversión. Y para empezar en él no hay nada mejor que una moto 125 que se lo ponga fácil a los motoristas más principiantes. Estas son las mejores que encontrarás en el mercado en 2022.


La mejor manera de empezar en moto es desde abajo, solo así ganaremos la experiencia necesaria para poco a poco ir disfrutando de motos mayores, ganar confianza y seguridad sobre dos ruedas. Y ese primer paso, ese primer escalón como motorista principiante, solo puede empezar con un tipo de moto: una moto 125. 

Si eres principiante y quieres dar tus primeros pasos sobre una moto, una moto 125 es la opción más indicada. Son motos ligeras, sencillas de manejar, de prestaciones fáciles de controlar, accesibles y perfectas para el día a día. Además, tienes opciones de sobra para elegir, de diferentes estilos, diferentes precios y diferentes calidades, por lo que te será más fácil elegir tanto si buscas una moto con la que pasar muchos años, como si lo que prefieres es una moto de transición con la que ganar algo de experiencia antes de pasar a una mayor. Además, todas ellas las puedes conducir con el carnet A1 o el B de coche si tienes más de tres años de experiencia con él, ya que todas, tal y como rige su categoría tienen como máximo 11 kW (15 CV) de potencia.

Como verás, en este “Top 10” hemos seleccionado motos 125, que no scooters. Los scooters son fantásticos compañeros para el día a día, pero una moto te permitirá aprender y cogerle el truco al juego embrague/marchas, lo que te vendrá muy bien si en algún momento te sacas el carnet A2 para conducir una moto de mayor cilindrada y potencia.

Aprilia Tuono 125


La Aprilia Tuono 125 es una de las motos 125 más punteras del mercado. Se trata de una moto naked de espíritu deportivo pues ni más ni menos que una variante desnuda de la Aprilia RS 125, la más pequeña de las deportivas de la firma italiana. Su motor monocilíndrico ofrece 11 kW de potencia, el máximo que permite su categoría, y toda la parte de ciclo es de alto nivel, con un chasis perimentral de aluminio y suspensiones y frenos de calidad.

Aunque es naked sí ofrece algo de protección aerodinámica gracias a su pequeña cúpula y prominente frontal donde se aloja una triple óptica inspirada en su hermana mayor, la Aprilia Tuono 660. El depósito es de gran tamaño, de 14,5 litros, y eso permite una gran autonomía teniendo en cuenta sus bajos consumos. La instrumentación es digital y está preparada para albergar la plataforma multimedia Aprilia MIA con la que conectar el smartphone vía Bluetooth.

Brixton Cromwell 125


La Brixton Cromwell 125 es una interesante opción de estilo retro si lo que tenemos es un presupuesto ajustado. Es una moto que nos traslada a otra época de forma sencilla, sin grandes lujos, pero sin grandes defectos tampoco. Tiene todo lo que tiene que tener una moto vintage: faro redondo, posición de conducción natural, llantas de radios, rueda delantera de 18", asiento plano, fuelles en la horquilla... Pero no por ello prescinde de avances tecnológicos que nos facilitan la vida, como las luces LED. 

Su motor es un monocilíndrico refrigerado por aire de 125 cc que rinde unos 11 CV de potencia. Agradable al tacto y de bajos consumos, por lo que se vuelve en un buen compañero para el día a día. El ciclo es también sencillo, con una horquilla delantera convenientemente equipada con fuelles, como marca su estilo, y un doble amortiguador trasero. Las grandes ruedas con llantas de radios, de 18” delante y 17 detrás, con un escueto guardabarros delantero, marcan también estilo gracias a sus neumáticos mixtos. Y ojo a la cinta anticalórica del colector de escape, todo un detalle que da un toque aún más personal. Quizá en la misma línea te interese echar un ojo también a motos como la Brixton Sunray 125 o la Brixton Felsberg 125.

Honda CB125R


Para muchos la Honda CB125R es la moto 125 más bonita del mercado, pero para gustos los colores. Es indiscutible que ese diseño neo-retro le hace ser una moto muy diferente, entre lo antiguo y lo moderno, y está hecha a imagen de sus hermanas mayores: la Honda CB300R, la Honda CB650R y la poderosa Honda CB1000R. Como buena Honda, sus componentes son de alta calidad y el nivel de acabados está cuidado con mimo. 

Su motor es un DOHC de refrigeración líquida y entrega una potencia de 11 kW (15 CV) con la suavidad que caracteriza a la marca del ala dorada, con un tacto casi sedoso. La parte ciclo está bien cuidada, con suspensiones Showa SFF-BP y frenos Nissin con disco delantero de 296 mm. El chasis tubular ofrece rigidez de sobra para una moto compacta, manejable y en la durante su diseño no se descuidó ni una de sus líneas.  

Otras dos opciones interesantes dentro de Honda podrían ser la Honda CB125F, más sencilla y económica, y la Honda Monkey, una simpática y diminuta moto con llantas de 12”.

Husqvarna Svartpilen 125 


La Husqvarna Svartpilen 125 es la menor de su familia y está hecha a imagen y semejanza de sus hermanas mayores: la Husqvarna Svartpilen 401 y la Husqvarna Svartpilen 701. Es una moto naked de estética única y sus líneas son todo un derroche de diseño. Es pequeña, compacta y manejable, y luce unas líneas que la diferencia de cualquier otra rival. En ella además se ha querido cuidar mucho el peso, por lo que gracias a sus escasos 146 kilos en seco se convertirá en un peso pluma incluso para los menos expertos.

Su motor es un monocilíndrico de última generación que ofrece una potencia de 15 CV y una entrega enérgica, lo que sumado a una parte ciclo de altura, con suspensiones WP y potentes frenos firmados por ByBre, una submarca de Brembo, hace que la conducción goce de un dinamismo absoluto. Por su lado, los neumáticos Pirelli Scorpion Rally STR de diseño mixto le dan ese aire de moto scrambler que tanto contrasta con sus aires vanguardistas.

Kawasaki Z125


Kawasaki es incapaz de esconder sus genes deportivos, y para comprobarlo no tienes más que echar un ojo a la pequeña de sus naked: la Kawasaki Z125. Es una de las motos 125 que mejor saben combinar el estilo juvenil y agresivo en la parte estética con la practicidad y capacidad para el día a día. Es una moto compacta, ligera y muy manejable, por lo que recibe con los brazos abiertos a los motoristas menos expertos. 

Su chasis multitubular sigue el ejemplo de sus hermanas mayores y ofrece un gran equilibrio entre diseño, ingeniería y fiabilidad. El motor ofrece un tacto agradable y predecible, por lo que es muy fácil de dosificar. Con 15 Cv de potencia se sitúa en el máximo de potencia que permite su categoría. El ciclo está bien equilibrado, con una horquilla convencional, un amortiguador trasero Uni-Track y un disco delantero de 290 mm. El diseño de toda la moto es de aire juvenil y muy deportivo, al igual que siempre lo son sus combinaciones de color.

KTM 125 Duke


KTM es todo carácter y su pequeña KTM 125 Duke no iba a ser menos. Desde que la firma austriaca puso en el mercado la más pequeña de sus Duke, hace ya más de 10 años, la que pasó a ser la puerta de entrada a su gama de carretera se volvió un rotundo éxito, aquí y en infinidad de países. Su secreto fue hacer una moto con un motor moderno y potente, pero con un chasis y una parte ciclo de altísimo nivel, algo que era raro en su categoría. 

KTM usa en ella un motor monocilíndrico de última generación que es capaz de ofrecer los 11 kW que rige su segmento como potencia máxima, con un bajo consumo que le da además una autonomía de unos 300 km. En la parte ciclo vemos que confía en suspensiones de su marca, con horquilla invertida WP y monoamortiguador regulable. Los frenos son cosa de ByBre, con disco de 300 mm delante y 230 detrás, con ABS de doble canal. Por lo que, si queremos, la 125 Duke ofrece un comportamiento deportivo excelente. Además, la mano de Kiska en su diseño lo dice todo.

Macbor Eight Mile 125


Estamos ante una de las motos 125 con mayor espíritu scrambler del mercado. Una naked, sí, pero con todo lo necesario para salir del asfalto y disfrutar del campo si es lo que se quiere o se necesita. Esta Macbor Eight Mile 125 es una moto sencilla, pero funcional y económica. Su motor es un monocilíndrico refrigerado por aire que ofrece una potencia de 7,1 kW a 8.000 rpm, fácil de manejar y que no pone en apuros a los menos expertos. Mientras que la parte ciclo no se anda con líos, optando por una horquilla convencional delante, oportunamente vestida con fuelles, y a un doble amortiguador detrás. La frenada está a cargo de dos buenos discos, siendo el delantero de 298 mm, y con sistema combinado CBS.

Pero lo que realmente cuenta en la Macbor Eight Mile 125 es el diseño. Es una moto ligera y manejable, de marcadas líneas vintage y concepto scrambler puro. No tienes más que echar un vistazo a su gran escape, recto y elevado paralelo al asiento, sus grandes llantas de radios, con 18” delante y 17 detrás, sus neumáticos mixtos de aspecto off-road, su manillar alto y cómodo y su asiento plano y continuo. En conjunto, una moto perfecta para los que quieren empezar sobre dos ruedas con un estilo absolutamente personal. Sin salir de la marca, puedes considerar motos 125 como la Macbor Lord Martin 125 o la Macbor Rockster Flat 125, más cercana al estilo custom.

FB Mondial HPS 125


La FB Mondial HPS 125 es una de esas motos que ves por la calle y te hace girar la cabeza para seguir disfrutando de ella. Es todo un derroche de diseño y no descuida ni un solo detalle, con un potente carácter entre lo moderno, lo retro y lo deportivo. FB Mondial es una marca legendaria, que vivió su máximo apogeo en los años 50, y que ahora ha sido retomada con propuestas que hacen un guiño a su pasado. Está animada por un propulsor monocilíndrico que ofrece una potencia algo superior a 13 CV y un par de 10,5 Nm, con centralita ECU firmada por Dell´Orto, pero eso es quizá lo que menos nos interese de esta moto.

Esta moto rompió moldes estéticos cuando apareció, combinando trazos circulares con líneas rectas y una zaga minimalista. El escape tiene dos salidas, elevadas, y mientras que delante llama la atención una gran horquilla invertida de 40 mm, robusta y dorada, detrás se opta por dos amortiguadores con botella de gas separada. La frenada se confía a discos de freno sobredimensionados con perímetro lobulado de 280 mm delante y 220 mm detrás y una espectacular pinza delantera de anclaje radial y cuatro pistones. Las llantas de radios y los neumáticos mixtos son parte fundamental en su estética. Existen dos versiones, una con frenada combinada CBS y con instrumentación con pantalla circular LCD, y otra con frenada ABS de dos canales e instrumentación con pantalla TFT a color. También podrías tener en cuenta las FB Mondial Pagani y FB Mondial Flat Track.

Yamaha XSR125


Yamaha tiene varias motos 125 en su gama, y todas son excelentes opciones para empezar desde cero, pero hemos querido escoger la Yamaha XSR125 para poner una nota de color en esta selección de motos para principiantes. Estamos ante una moto moderna pero de estilo clásico, de la familia 'Faster Sons’ japonesa, y hecha a imagen y semejanza de sus hermanas mayores, la Yamaha XSR700 y la Yamaha XSR900. 

Cuenta con uno de los motores más avanzados del mercado, el mismo monocilíndrico que montan sus hermanas MT-125 y R125, y que además de ofrecer 15 CV tiene la característica de incorporar un sistema de válvula de actuación variable (VVA) que permite aprovechar mejor sus prestaciones. El chasis es tipo Deltabox, lo que le confiere una estructura compacta y deportiva, y la parte ciclo no se queda atrás, con una horquilla invertida que, como cualquier otro elemento en esta moto, cuida su diseño para conseguir el mejor resultado estético. El manillar alto, el depósito redondeado y el asiento plano son otras de sus características. Además en la marca, si buscamos una moto 125 válida para principiantes, no se deben pasar por alto opciones como la Yamaha YS125 o la Yamaha MT-125.

Zontes G1-125


Aunque cuando la veas por la calle pienses que se trata de una moto mayor, la Zontes G1-125 es, efectivamente una moto 125. Y muy oportuna además para los motoristas principiantes. Es cierto que ni es la menos voluminosa ni la más ligera de todas (y eso que solo pesa 150 kilos), pero también hay que tener en cuenta que los motoristas principiantes también pueden ser de muchos tamaños. Estamos ante una moto de estilo neo-retro, de aire scrambler que se sirve de un robusto bastidor de cuna simple con un llamativo basculante de aluminio asimétrico, con las nervaduras a la vista y en 'banana' por la parte derecha para salvar el escape. Es decir, que cuida la estética al detalle.

Se mueve gracias a un propulsor monocilíndrico de refrigeración líquida, DOHC, inyección Bosch y 4 válvulas con embrague anti-rebote, capaz de ofrecer una potencia de 14,6 CV. Todo queda separado del suelo por unas suspensiones de largo recorrido, con una robusta y prominente horquilla invertida acabada en color bronce, y se detiene mediante un sistema de frenos muy bien dotado. El manillar, ancho y elevado, ofrece detalles de calidad, como los espejos que salen desde el extremo de los puños o las piñas retroiluminadas. El escape es pequeño y recortado, para no robar protagonismo, y monta de serie barras protectoras del motor. Su depósito, por cierto, es de 20 litros, lo que otorga una enorme autonomía. Existe una versión Zontes G1-125 X, prácticamente igual pero con llantas de radios, que acentúa su aspecto scrambler. Si quieres, echa un ojo también a motos como la Zontes U125 o la Zontes Z2-125

Volver a la home