Recibimos la visita de Óscar Núñez

Óscar Núñez es un joven piloto de 11 años y un auténtico ejemplo de superación. Es sordo de nacimiento, pero eso no le ha frenado en su sueño de ser piloto. Después de lograr su segundo título de Campeón de Cataluña visitó la redacción de MOTORBIKE MAGAZINE y ya está preparando la que será su primera temporada completa en el RFME Campeonato de España de Velocidad.


Artículo perteneciente al número 38 de MOTORBIKE MAGAZINE (febrero 2018) | Si quieres leer con todo detalle el artículo de la visita de Óscar Núñez a nuestra redacción, descarga completamente gratis el número 38 de nuestra revista interactiva.


Los años que llevo cubriendo el FIM CEV me han permitido conocer a pilotos muy jóvenes en los primeros pasos de sus respectivas trayectorias deportivas. No en vano, generalmente cuando llegan a la antesala del Mundial, todos ellos suelen estar ya muy curtidos, saben moverse a la perfección en un paddock y empiezan a desenvolverse bien ante los medios de comunicación.

Todos ellos, o la gran mayoría, tienen un amplio currículum a sus espaldas que arranca desde muy pequeños en campeonatos regionales o copas de promoción, el lugar en el que de verdad empiezan a forjarse los sueños. Así sucede con Óscar Núñez, un jovencísimo piloto de 11 años cuyo deseo es llegar a la élite y que ya tiene en su haber dos títulos de Campeón de Cataluña.

De Óscar te hemos hablado en más de una ocasión en Motorbike Magazine. Este pequeño piloto de El Prat de Llobregat es un niño lleno de ilusiones al que la vida le puso un obstáculo nada más nacer, pero siempre ha puesto todo de su parte para que no fuera una limitación en busca de su sueño. Es sordo de nacimiento, algo que nunca le ha frenado en su afán por ser piloto de motos.

Óscar es un ejemplo de superación y recibir su visita en nuestra redacción fue un regalo. A su corta edad, transmite a la perfección esa ilusión, naturalidad e inocencia de un niño que crece a pasos agigantados en el mundo de las dos ruedas. Y es que desde que le inculcaron la pasión por las motos, nunca las ha dejado de lado: «Me empezaron a gustar las motos porque mi padre me propuso que entrenara con ellas y yo le dije que sí, sin dudarlo. Más tarde empecé a competir en velocidad y motocross. Mis padres me ayudan mucho. Siempre les digo que quiero entrenar, porque quiero estar cada vez más fuerte. Nunca he dejado de hacerlo», nos cuenta.

El suyo es uno de los tantísimos casos de niños que sueñan con ser pilotos de motociclismo, ese deporte que les atrae desde los primeros años de su vida y que, en la mayoría de ocasiones, les tiene subidos a una moto ya desde una edad bastante temprana. En su caso, poco a poco ha ido forjando su camino con la inestimable ayuda de sus padres y de Daniel Mellinas, su manager y máximo responsable de la marca de cascos Scorpion EXO, que está empujando para que a Óscar se le sigan abriendo puertas en una etapa clave de su trayectoria, teniendo en cuenta lo difícil y costoso que es el deporte del motor. «Me están haciendo muy feliz. Me están ayudando mucho para que pueda entrenar, para que tenga mejor material y para que nada falle», nos dice el joven piloto.

La implicación de Scorpion ha sido muy importante desde sus inicios, ya no sólo por el apoyo, sino también por el equipamiento. Óscar lleva dos implantes cocleares que le permiten escuchar, y cuando se sube a la moto, lo hace con un casco -Scorpion EXO-2000 EVO Air- que incorpora un sistema de inflado que se adapta a esos implantes y le permite ajustarlos.

Unos implantes cocleares que, por cierto, a veces usa con demasiada picardía. Tal y como nos cuenta su mánager de forma anecdótica, en más de una ocasión sus padres se han ‘pispado’ de que en plena regañina se los había desconectado para no atender a sus broncas…

Salto al RFME Campeonato de España de Velocidad


Su talento empieza a hacerse notar. Ya ha sido dos veces Campeón de Cataluña, una de minimotos y otra de Promovelocidad, certamen que ganó el año pasado, y ahora tiene ante sí el reto de saltar al RFME Campeonato de España de Velocidad con una Moto4. Además, ha entrado en el programa de piloto tutelados por el RACC, que este año le patrocinará y apoyará en su nueva aventura.

Pasará a correr con una moto más voluminosa y a hacerlo también en circuitos grandes, algunos de ellos mundialistas. El cambio será grande. Ya probó suerte el año pasado en tres carreras y las cosas no fueron mal, pero el salto de categoría y de campeonato para una temporada completa se antoja como un desafío: «Lo más difícil en el Campeonato de España es que las motos aún son muy altas para mí y me cuesta. He corrido tres carreras en Aragón, Montmeló y Jerez, los circuitos son muy grandes y todavía es un poco difícil. Sé que voy a las ‘motos grandes’, y que tengo que esforzarme mucho y entrenar más, pero podré superarlo».

Óscar, que compagina las motos con su pasión por el atletismo, donde también destaca, quiere dejar su huella y demostrar que no hay límites para cumplir su sueño de ser piloto profesional. Su sordera no le ha frenado en ningún ámbito de la vida y espera que haya más futuros pilotos que puedan seguir sus pasos: «Yo les diría a aquellas personas sordas que les guste el motociclismo que luchen por competir. Sus padres o su entorno tienen que ayudarles mucho, y enseñarles cosas tan importantes como las marchas y otros detalles para no equivocarse cuando empiecen a montar en moto. Pero nunca hay que rendirse», zanja con naturalidad.

Después de dedicarnos algún poster y camisetas de recuerdo por su segundo título de Campeón de Cataluña, Óscar y su mánager Dani terminaron su paso por nuestra redacción. Nos encanta recibir visitas y ya hemos visto pasar a campeones consagrados por nuestro cuartel general, pero también nos deja una enorme satisfacción conocer de cerca historias como la de Óscar Núñez, alguien que todavía pelea en los primeros compases de un camino que ojalá le lleve a la élite. Su sueño no tiene límites.