Prueba checklist de la KTM 125 Duke 2017

Para formar parte del ‘dukado naranja’, hay que empezar por la KTM 125 Duke. La naked austriaca más pequeña ofrece un conjunto que no sólo mejora en 2017 sus componentes deportivos sino que recibe toques de modernidad que todo joven con el carnet A1 o cualquiera con carnet de coche puede desear.



Solicita un presupuesto para la KTM 125 Duke


El ‘Dukado’, desde la base

Ya son varios los años que las motos de carretera de KTM están superando en ventas a las de off-road. Y también son ya varias las temporadas que el segmento naked con la saga Duke y Super Duke está siendo una de las más representativas de la casa austriaca. Para esta temporada, se han hecho varios cambios aprovechando la adaptación de su motor 125 y 390 a la norma Euro 4.

En esta ocasión tenemos con nosotros la KTM 125 Duke, la puerta de entrada al ‘mundo naranja’ para los conductores jóvenes con el carnet A1 o cualquiera con el carnet B de coche (3 años de antigüedad). Y esta renovación ha llegado, para empezar, con una imagen mucho más agresiva, con unas líneas generales mucho más afiladas y que nos recuerdan a la brutal KTM 1290 Super Duke R. De hecho, ha heredado algunos detalles como el nuevo doble faro. Todo ello hace que parezca que estamos ante una moto más grande. Aun así, su peculiar diseño se hace aún más extraño y habrá enamorados y detractores. Lo que nadie puede negar es que en Mattighofen (y en los cercanos estudios de KISKA Design) han arriesgado. Por lo demás, los acabados son muy correctos y sólo en algunos detalles (mangos, piña derecha, llave de contacto) parece que pueden ser mejorables.

La niña mimada de la ‘bestia’ 1290

Antes de nada, se nos van los ojos al nuevo doble faro LED de la KTM 125 Duke, extraño sí, pero impresionante y con un haz de luz excepcional. También nos deleitamos viendo el nuevo subchasis atornillado al desnudo y mucho más afilado. El color naranja con detalles en blanco y los contrastes en negro termina por regalarnos un aspecto ‘Ready to Race’ (también disponible en combinación blanca). El escape ahora es más grande y vuelve a la posición convencional en el lateral (antes por debajo) seguramente gracias a la Euro 4. Además, tiene mayor autonomía gracias al depósito agrandado hasta los 13,4 l. También han aprovechado para instalarle una nueva horquilla invertida WP con menor peso y fricción, y un nuevo asiento.

Pero una de las novedades que más han llamado poderosamente la atención es el nuevo panel de instrumentos con pantalla TFT con información clara (quizá la tipografía un poco pequeña) y ordenada de forma muy atractiva. Nuestra unidad contaba con el pack opcional KTM My Ride con el que puedes conectar por Bluetooth el teléfono móvil inteligente. Con la función ‘manos libres’, puedes ver en la pantalla quién te llama, descolgar la llamada o controlar el volumen o la reproducción de tu música mediante los botones de la piña izquierda. Puede parecernos una ‘pijada’, pero, ojo, los jóvenes a los que va dirigida esta moto 125 consideran ya este tipo de gadgets casi imprescindibles…

Ver más

Diversión Naked 125

En cuanto te subes, te da la sensación de estar en una moto más grande. El nuevo asiento es cómodo aunque quizá demasiado ancho para algunos a los que les cueste echar los pies al suelo. Aquí las agresivas aristas del diseño del depósito pueden servir un poco como obstáculos. Digamos que el diseño ha primado sobre la ergonomía, igual que las hendiduras en el colín que sirven como asideros para el pasajero. Pero nada a lo que no te puedas acostumbrar. La posición es cómoda, con manillar ancho para darle ese toque ‘street fighter’.

En una 125 no vamos a encontrar grandes alardes electrónicos (más allá del ABS), pero es reseñable la nueva pantalla TFT, que cambia de luz según sea de día y de noche. Aquí salta la luz del tacómetro para cambio de marchas, quizá demasiado pronto (7.000 rpm), ¡incluso en sexta marcha! Una vez pasado el rodaje, es conveniente que lo cambies para que no moleste. La relación corta del motor saca mucho partido a los 15 cv de máxima que tiene la categoría por ley, aunque penaliza en velocidad máxima sufriendo para moverse por encima de los 100 km/h, algo positivo para una moto de este tipo. De parte ciclo, va sobrada (es igual que la KTM 390 Duke), con movimientos muy estables y frenada efectiva.

Ver más

Rivales y precio de la KTM 125 Duke

A pesar de sus buenas calidades y prestaciones, el precio de la KTM 390 Duke (4.549 €) es más accesible que el de la Yamaha MT-125 (4.849 €) y la Aprilia Tuono 125 (4.704 €). Sólo la Suzuki GSX-S125 (4.099 €), con componentes más modestos, es más barata.

Fotos KTM 125 Duke