Prueba Checklist Triumph Street Triple R

Tras haber probado en su presentación la versión más “cañera”, llegó el turno de probar la Triumph Street Triple R, una versión algo más económica y sencila que la RS pero que tiene la gran mayoría de los encantos que hace tremendamente especial a esta moto. Tras circular con ella durante varios días, hay algo que me queda muy claro, y es que Triumph cada vez hace las cosas mejor. Ya sabíamos que eran muy buenos tanto haciendo motores como desarrollando la parte ciclo. Ahora también se han marcado un tanto con el desarrollo electrónico, algo que salta a la vista gracias a la pantalla de su cuadro de mandos. Pero bueno, no nos precipitemos y vayamos adelante con el Checklist que hemos realizado a la versión R de la Street Triple 2017.



¿Qué tiene de nuevo la Street Triple R 2017?

Realmente ¿qué no cambia? En 2017 la gama Street Triple se renovó por completo dando vida a la tercera generación de este exitoso modelo y las mejoras han llegado afectado a todo: Diseño, evolución respecto al modelo anterior; Electrónica, que ahora es de última generación; Parte ciclo, con nuevas geometría; y el Motor, que sube de cilindrada.

Hemos de dar un especial protagonismo al propulsor, ya que sus 118 cv la posicionan en el Top 3 de su categoría. Pero si en algo destaca esta británica es en su par motor, pues el incremento de cilindrada unido a su configuración de tres cilindros hacen que este motor sea una verdadera máquina de sensaciones. Además, incorpora embrague anti-rebote que le ha sentando de maravilla.

¿Cuáles son sus rivales?

No es fácil identificar a sus rivales, pues si tenemos en cuenta todos los factores que habría de analizar quien esté pensando en comprarse una de estas motos, posiblemente llegaríamos a la conclusión de que esta moto no tiene rival.

Ya sea por su equipamiento electrónico, por su cilindrada o por sus prestaciones, esta británica les mete “caña” a casi todas las motos con la que la comparemos, siendo la Yamaha MT-09 su más dura rival, pues este año adoptó electrónica de última generación. Por su precio y su cilindrada, la Yamaha hará dudar a quien haya puesto los ojos en la Street Triple R 2017.

Otras rivales que considerar son la Kawasaki Z900 o la MV Agusta Brutale 800.

¿Qué la diferencia de sus rivales?

La pantalla de su cuadro de mandos. Así de sencillo. ¿Por qué? Pues porque representa perfectamente la evolución de este modelo británico.

En mi segmentación personal de tipos de cuadros de mando (Tipo Nokia 3210 o Tipo iPhone 6 Plus), el de la Triumph es claramente de tipo iPhone. No sólo por su gran pantalla, sino por la calidad de sus gráficos, sus posibilidades de personalización y lo intuitivo de su navegación. ¡Chapó por este desarrollo!

Obviamente no todo es su cuadro de mandos, pues también tiene control de tracción, modos de conducción, ABS configurable... Vamos, electrónica de este siglo. Y su motor tiene un excelente comportamiento que está perfectamente acompañado por las cualidades de su parte ciclo. Un modelo redondo, ¡sí señor!

¿Cómo es su motor?

Es hora de entrar en faena y hablar con un poco más de detalle del alma que impulsa a esta británica. Para empezar, es un motor de tres cilindros en línea de 765 cc, con 118 cv a .12.000 rpm y con un par motor de 77 nm a 9.400 rpm.

Con esa configuración y esas prestaciones, este propulsor ofrece una mezcla perfecta entre armonía y emociones fuertes; a bajo régimen el motor es dócil y fácil de llevar, pero ya desde el medio régimen la Street Triple R es capaz de ofrecer una respuesta sencillamente bestial -si es lo que tú le pides-, aunque si lo que quieres es suavidad, también la tendrás.

Su sonido es inconfundible y, con muy buen criterio, Triumph le ha dado importancia a este aspecto, pues es algo que caracteriza a este modelo desde que llegó al mercado en 2007.

¿Cómo se comporta el motor?

Para que me entiendas, esta británica es capaz de levantar en segunda a una velocidad de unos 80-100 km/h e ir empalmando marchas con la rueda apuntando al cielo hasta que se te acabe la autovía... Tiene mucho par y la potencia suficiente para ser un motor de lo más cañero, algo que a mí me encanta, pues esto no riñe con ser un motor muy dosificable y fácil de llevar a ritmo tranquilo.

Tiene ciertas vibraciones, pero éstas se hacen notar cuando abrimos el gas con contundencia, algo que no es incómodo; digamos que es una incitación a seguir “retorciendo el mango” y disfrutar de su respuesta.

Por su condición de tricilíndrico, tiene un medio régimen envidiable, lo que hace que rutear con ella a ritmo tranquilo sea una auténtica gozada.

Comportamiento a diario

Como buena Triumph, esta moto tiene un extra de caché. Se trata de una marca premium que hace productos muy bien desarrollados y que, además de tener personalidad propia, también tiene un diseño súper elegante. Todo esto suma cuando la eliges como compañera para todos los días pues no sólo te ofrecerá distinción, también tendrás una moto con una posición de conducción bastante cómoda, una buena altura de asiento, un comportamiento de la parte ciclo que la hace muy fácil de llevar y un motor que es una auténtica delicia para circular con él a diario. Las suspensiones tienen un tarado de serie muy correcto para este tipo de uso; ofrecen muy buena estabilidad pero, sobre todo, absorben las irregularidades con gran eficacia. En una prueba más a fondo, analizaremos los consumos, pero creo que por su par motor, esta moto es capaz de ser también muy económica.

Comportamiento a ritmo fuerte

La Street Triple siempre ha sido una moto con un excelente comportamiento que le permite defenderse como gato panza arriba cuando llega el momento de la conducción deportiva. La generación del 17 ‑qué bien suena escribiéndolo así‑, cuenta con una versión deportiva, la RS, que tiene un motor algo más potente, cambio semi-automático y suspensiones “pata negra”, lo que la convierten en la especialista en circuito. Mientras tanto, la versión R de la saga del 17, está un peldaño por debajo en estas lides, o más bien debería estar, pues la realidad es que por prestaciones sería capaz de plantar cara a las mejores equipadas de su segmento. La realidad es que el tarado de las suspensiones es algo blando cuando vamos “con el cuchillo entre los dientes”, pero son regulables, por lo que esto no podemos considerarlo como un problema. Ni siquiera una desventaja.

¿Cosas a mejorar? Mi carta a los RR.MM...

Yo recomendaría esta moto a todo el que esté pensando en ella. Desde luego, no se va a equivocar y descubrirá tantas cosas buenas de su moto que rápidamente se enamorará de ella. Siendo 100% sincero, no le veo inconvenientes y creo que Triumph ha desarrollado una moto completísima por un precio que, si bien es más alto que el de sus rivales, se justifica por su tecnología, componentes y comportamiento. Pero dada la calidad de esta moto, pienso que unas suspensiones electrónicas -al menos opcionales-, le irían perfectas. También pienso que, dado su avance tecnológico, una llave inteligente le sentaría de maravilla. Por último, hay una mejora que sí realizaría: el accionamiento de la pata de cabra es algo incómodo, algo que es muy sencillo de modificar y que, al dejarse notar en el día a día, se convierte en un incómodo compañero.

Triumph Street Triple R 2017: Punto por punto

Vibraciones del motor a bajas revoluciones y a altas revolucionesA bajo régimen es un motor suave que apenas vibra. Cuando incrementamos el ritmo y, sobre todo, cuando se acelera con contundencia, se dejan notar ciertas vibraciones que no llegan a ser demasiado incómodas. ?Cuando vas a por la pole estas cosas ni se notan...?
Empuje del motor a medio régimen a alto régimen y a bajo régimenEl empuje de este motor es una de sus principales virtudes. Desde muy abajo hasta muy arriba el motor está muy lleno, algo que ha aumentado con el incremento de cilindrada recibido. La configuración de tres en línea es lo que tiene, es casi perfecta.
Facilidad para utilizar el motorEs fácil sí, pues a bajo régimen no tiene un comportemiento tosco. Eso sí, si alguien sin experiencia se sube en esta moto, rápidamente se encontrará con más empuje del que espera. Para ellos/as, la versión S o la S A2 😉
Sonido del motorMúsica para los oídos. La combinación del ronroneo del tricilíndrico con el silbido que emite su mecánica es algo inherente a la Street Triple y desde Triumph lo han sabido apreciar y mantener. Otra detalle más a favor de esta británica.
Comportamiento de la motoLa combinación del motor con el comportamiento del chasis y las suspensiones hacen un perfecto equipo. Desde que Triumph fichó a los hermanos López-Córdoba, estas motos son toda una referencia en lo que se refiere al comportamiento. ¡Y que síga así!
Sensación de estabilidad del tren delanteroLa tónica general es de comodidad y estabilidad. Todo está muy bien resuelto hasta que quieras realizar una conducción deportiva y agresiva. En ese momento habrá movimientos en el tren delantero, pero como son las suspensiones son regulables, todo quedará en optimizar la puesta a punto.
Confort de las suspensionesEl tarado que tiene de serie la StreeT Triple R es muy correcto para un uso de a diario y por carreteras convencionales. Ofrece una mezcla perfecta entre comodidad y efiacia en carretera.
Sobre la posición de conducciónEl manillar, aunque está algo adelantado, te ofrece una posición que ofrece una buena mezcla de comodidad y posición deportiva.
Sensaciones al manillarCalidad de acabados, comodidad y generosas prestaciones... La verdad es que es un lujo poder ponerse a los mandos de una Street Triple, pues las sensaciones que transmite son todas muy reconfortantes.
Protección aerodinámicaAunque parezca sorprendente, la pequeña visera del faro desvía bastante el aire, protegiéndote muy bien si vas a velocidades ilegales. :s
Altura de asientoLa altura de asiento es muy buena ?excelente para gente por debajo del 1?70-. Entre otras cosas, la zona del arco de las piernas está muy resuelta -cómoda y estrecha-.
Comodidad del asientoEsta Triumph es más cómoda de lo que te imaginas. El asiento tiene un buen mullido y tiene espacio suificiente para usuarios de muy diferentes tallas.
Posición de los mandosLas dos manetas son regulables, así que empezamos con muy bien pie. El resto de los elementos está bien posicionado y casi todos los botones están al alcance del pulgar.
Diseño de lo que ve el pilotoLa calidad de acabados es posiblemente lo más significativo en este sentido. En este nuevo modelo, toma especial protagonismo el cuadro de mandos, que con una pantalla de gran calidad refuerza la sensación de estar sobre un modelo premium.
Piñas de instrumentosEstán bien resueltas, aunque te obligan a acostumbrarte. Algunos botones están en posiciones que no son muy intuitivas. No es un problema, pero sí se podría mejorar.
Información de cuadro de mandosChapó! Triumph ha desarrollado un cuadro de mandos que está en mi Top 3. No sólo es atractivo, y de fácil lectura, también tiene mucha información
Legibilidad del cuadro de mandosEste cuadro de mandos te permite elegir entre diferentes diseños, pudiendo seleccionar la configuración que más cómoda te resulte, por lo que hay que ponerse un sobresaliente en este aspecto. ¿Para cuando la posibilidad de que los usuarios diseñenos nuestro propio cuadro de mandos? Creo que antes de lo que creemos lo incorporará Triumph. 😉
Facilidad de operar el cuadro de mandosLa piña izquierda tiene el joystick de manejo del cuadro de mandos. Está junto al botón de los intermitentes, por lo que es fácil confundirse. Todo es cuestión de acostumbarse...
Bomba de frenoToda la potencia que necesites, ¡y más! La bomba delantera, firmada por Brembo, te permite frenar la moto con un sólo dedo. Si frenas con contundencia te sorprenderá que, con poca fuerza en la maneta, puedes empezar a levantar la rueda trasera.
Facilidad para poner la pata de cabraEste es uno de los puntos que yo mejoraría. En mi opinión es fundamental que sea fácil poner la pata de cabra. En caso contrario, será un inconveniente al que te enfrentarás varias veces cada vez que te subas a la moto. Y no, en esta Triumph no es especialmente cómoda esta maniobra.
Aspecto general de la motoPartimos de la base de que sobre gustos no hay nada escrito, pero a mí me parece que esta moto es preciosa. Quizá te gusten más otros modelos, pero el diseño se ha cuidado hasta el más mínimo detalle y eso se nota. Por mi parte, un 10.
Confort del asiento traseroSi bien el asiento del pasajero tiene un mullido generoso, la posición que ha de tomar no es cómda. Las estriberas están muy altas y no hay donde agarrarse. Vamos, que el que se suba atrás irá tan cómodo como en una RR...
Capacidad cargaEn estas motos, ya se sabe. Hace tiempo que lo de las guanteras o los alojamientos para ?tus cositas? pasó a la historia. Así es en la Street Triple que apenas tiene un pequeño hueco bajo el asiento para los papeles y el manual de usuario...

Ver más

Galería de fotos de la Triumph Street Triple R 2017

Deja un comentario

Volver a la home