Aquel 24 de octubre de 1999 en el que Álex Crivillé se convirtió en Campeón del Mundo de 500cc, hubo una persona imprescindible en su carrera deportiva que subió junto a él al podio para festejar el título. Se trataba de Gilles Bigot, el que fue jefe de mecánicos de Álex durante ocho temporadas y con quien formaba un excelente tándem de trabajo.

Han pasado ya 17 años desde aquello, pero Gilles Bigot sigue inmerso en el Campeonato del Mundo con la misma pasión que el primer día. El francés es el jefe técnico del equipo Interwetten de Moto2, una estructura que cuenta con tres pilotos suizos –Luthi, Aegerter y Mulhauser– y que reúne un importante potencial.

Pero el Mundial no es el único proyecto que este equipo tiene entre manos, ya que también han decidido expandir horizontes en el FIM CEV con Race Experience, generando una de las estructuras de referencia del Campeonato de Europa de Moto2 en la que Gilles Bigot es una pieza clave.


Esto es sólo un pequeño adelanto de la entrevista a Gilles Bigot que podrás encontrar al completo en el número 19 de MOTORBIKE MAGAZINE. Aquí puedes descargar la revista de forma totalmente gratuita.