La situación era irreversible para el expiloto de Superbike

Maxime Berger ingresó en el Hospital de Dijón tras un presunto intento de suicidio, donde ha permanecido en estado vegetativo y con un pronóstico que no dejaba lugar a esperanza alguna. El piloto francés descansa en paz después de que su familia y los médicos hayan tomado la decisión de terminar con una situación que dura justo un mes.



La familia de Maxime Berger, en una decisión tomada junto a los profesionales médicos del Hospital de Dijón, deciden poner fin a la lucha por su vida del expiloto francés de Superbike. El que fuese campeón europeo de Stock600 permanecía ingresado, en coma y en estado vegetativo desde el pasado 2 de septiembre, cuando saltó la noticia de un presunto intento de suicidio del expiloto de 28 años.

Después de 28 días, y con un pronóstico que indicaba que el estado de Berger era irreversible, el dos veces subcampeón de Superstock1000 descansa en paz. «Tras la situación que dejó a Maxime Berger en un estado de coma vegetativo durante un mes, con tristeza decidí, con el acuerdo de los médicos del CHU, dejar ir a Maxime. Él descansará en paz. Gracias a todos por el apoyo que han dado. Un comunicado de prensa será publicado en breve en relación con su funeral», comentaba su padre Alain Berger a medios franceses.

Deja un comentario

Volver a la home