Sepang, primera prueba de fuego para Viñales con Yamaha en 2017

Maverick Viñales fue la gran sensación en los entrenamientos de pretemporada en Valencia tras acabar primero en ambas jornadas y corroboró su candidatura en unos entrenamientos privados en Sepang. Su rápida adaptación a la Yamaha ha hecho que aparezca desde el primer momento en todas las quinielas para pelear por el título de MotoGP en 2017.




 

Maverick Viñales 2017


Viñales ya ha estrenado los nuevos colores en la reciente presentación del Movistar Yamaha y ha colmado de expectativas su debut con la marca japonesa. Los test de Sepang serán otro escaparate para el gerundense y pueden suponer otro aviso a sus rivales si vuelve a mostrar el nivel que exhibió en Valencia. Sin embargo, el propio Maverick ya ha dejado claro que su preocupación para la pretemporada no es centrarse en marcar buenos tiempos, sino en trabajar de cara a Qatar en el total de los nueve días de test que tendrá que hacer en pretemporada.

El parón invernal de Viñales no ha sido tan largo como el de otros pilotos como Lorenzo y Pol Espargaró, ya que él sí pudo rodar después de los entrenamientos de Valencia. No obstante, también han pasado más de dos meses desde esas pruebas, por lo que necesitará tiempo para aclimatarse nuevamente a su nueva moto.

Yamaha YZR-M1 2017

Tanto Viñales como Rossi se mostraron satisfechos con el rendimiento de la moto de 2017, con la que rodaron en Sepang a finales de noviembre. Yamaha ha intentado evolucionar el prototipo en todas las áreas, aunque Rossi incide sobre todo en la electrónica como un factor clave para esta temporada, ya que el año pasado la fábrica de Iwata se quedó estancada en el desarrollo del software único mientras Honda evolucionó durante el curso y acabó la temporada mucho más fuerte.

Viñales destacó que la moto aún puede mejorar en la frenada y en la entrada en curva, para permitir un pilotaje más agresivo sobre todo pensando en el final de carrera. El piloto español tiene claro que aún tiene que terminar de adaptar su estilo a la M1 después de dos temporadas con la Suzuki, una moto muy diferente y que no requiere de tanta precisión. En Malasia podremos comprobar si la adaptación de Maverick sigue siendo tan eficaz.