«De este año aprenderemos mucho», dice el gerundense

Maverick Viñales analiza lo que ha dado de sí su temporada 2017, en la que espera terminar con un buen resultado. Ha hablado sobre los problemas de Yamaha en la segunda mitad del curso y sobre los grandes cambios que ha experimentado su moto desde que se subió a ella por primera vez en los test de Valencia de 2016, en los que fue el más rápido.



Además de la rueda de prensa que ha ofrecido durante el acto de presentación del Cosmo Connected de Midas, y de la que te hemos mostrado las declaraciones de Maverick Viñales, el piloto del Movistar Yamaha ha vuelto a atender después a los medios que nos hemos dado cita en este evento, para dejar más pinceladas interesantes sobre el final de esta temporada y lo que ha dado de sí su primer curso en las filas de la firma de los diapasones.

El gerundense ha dejado claro que ha habido muchos cambios en la Yamaha M1 durante todo el año. Ahora llega a Valencia, el circuito en el que la probó por primera vez, pero de aquella moto a la versión actual, Viñales destaca que sólo quedan «el piloto y los técnicos, la moto es muy diferente. Está claro que la moto funciona bien, cuando encontramos la manera de hacerla funcionar con los neumáticos es una gran moto. 

Tras un sensacional inicio de temporada, en el que lideró con claridad el campeonato después de sumar tres victorias en las cinco primeras carreras, Maverick y Yamaha empezaron a desinflarse justo antes de llegar al ecuador del campeonato, un punto en el que ya no consiguieron remontar el vuelo. Esta es la explicación a los problemas que ha ofrecido el #25: «Yo diría que no hemos sabido evolucionar lo suficiente con el nuevo tipo de neumático. Al final no es culpa del neumático, porque lo tenemos todos, pero no hemos sido capaces de evolucionar en base a ese compuesto. Sí que fuimos muy capaces con los anteriores, que eran más blandos con más grip, algo que para mi estilo de pilotaje era un poco mejor, pero la verdad es que en muchas carreras no hemos hecho la elección correcta del neumático».

Le hemos preguntado si el cambio de chasis durante la temporada ha podido dificultar también las cosas, aunque el catalán asegura que el principal problema ha estado a la hora de elegir los neumáticos en cada carrera: «Al final la evolución del chasis es buscando una mejora. Yamaha ha dado el 200%; hacer un chasis de una carrera a otra no es fácil. Además, ellos lo han hecho y el chasis funcionaba. Durante muchas carreras ha habido cambios de neumáticos, en una carrera eran duros, en otra blandos, compuestos totalmente distintos… Desde pasado Silverstone, que eran compuestos más similares, hemos podido evolucionar bastante la moto. Nos ha perjudicado mucho el no escoger la opción correcta; en muchos circuitos hemos usado la dura y para nuestra moto era la opción blanda. La elección del neumático nos ha fastidiado en el resultado, quizá no para ganar esa carrera en concreto, pero sí para estar más cerca de Dovizioso y Márquez».

Maverick Viñales, durante la presentación junto a Midas de Cosmo Connected, un sistema de seguridad para el motorista

Yamaha no tendrá lista la moto de 2018 ni en los test post-temporada de Cheste ni en los privados que realizarán después en Sepang, pero eso no es una preocupación para el de Rosas: «Yamaha trabaja mucho, así que no me preocupa que no esté la moto aún. Si hacen un cambio será para mejor. Ya he visto que en los test de Valencia hará sol los tres días, así que no podremos probar mucho, pero en Sepang sí que hay muchas probabilidades de que llueva, así que será muy importante probar diferentes reglajes y electrónica de la moto en agua, ya que tuvimos la carrera y podremos tener una base».

Hablando sobre la lucha por el título entre Márquez y Dovizioso, no da nada por imposible para el piloto italiano: «Este año puede pasar de todo. Tampoco pensaba que las Ducati estuvieran ahí en Montmeló y ganaron la carrera. El objetivo de Dovizioso es ganar la carrera y el de Márquez no cometer errores. Serán dos fines de semana distintos para cada piloto, pero los dos tendrán que saber gestionarlos. Yo intentaré llevar mi moto al 100%, y si hay la oportunidad intentar ganar».

No obstante, Viñales destaca que las cosas están mucho más favorables para Márquez de cara a ganar el campeonato: «Es difícil -para Dovizioso-, porque hay muchos pilotos, incluido yo, que tenemos opción de ganar: Valentino, Pedrosa, Lorenzo, Zarco… Creo que está un pelín más fácil en la situación de Márquez, que tiene que puntuar, que la de Dovizioso, que tiene que ganar sí o sí».

Tras un año con dos periodos tan diferentes para él y su marca, Maverick saca una lectura positiva de todo lo aprendido a la hora de gestionar una temporada, algo que le puede ser de gran ayuda de cara al futuro: «Al final es mi primer año luchando por el Mundial de MotoGP. Está claro que en Suzuki el segundo año hicimos una buena temporada, pero al final no había presión de nada. Cambia mucho la historia cuando dices “ahora tengo esto y hay que ir a ganar”. Está claro que al inicio de temporada teníamos las cosas muy claras, la puesta a punto era casi la misma para casi todas las carreras. Me conocía muy bien la moto y podía dar mi 200%. De este año se aprenderá mucho, sobre todo en los test de pretemporada; no buscar tanto ese tiempo, quizá buscar más el ritmo y que la moto sea muy constante con toda la situación de neumáticos. Quizá será importante centrarse también en todos los compuestos duros, a ver si los podemos hacer funcionar». El piloto del Movistar Yamaha ya se pone deberes para cuando concluya esta temporada, pensando en preparar mejor el 2018 y ser más consistente durante todo el año.