«No tenía nada de agarre y tenía mucho chatter. Yo tampoco lo entiendo», dice Viñales

Maverick Viñales acabó contrariado con la séptima posición en el GP de Teruel y sin encontrar explicaciones a otro bajón de rendimiento en carrera. Se mostró crítico, consideró que no tienen armas para luchar con las Suzuki por el campeonato y añadió que los problemas de Yamaha ya se los advirtió a la marca de Iwata en pretemporada. «Hemos quedado por delante de nuestro mayor rival, que es Quartararo», comentó.


Nuevo bajón de entrenamientos a carrera. No encuentra explicaciones: «Yo tampoco lo entiendo. Simplemente no tenía nada de agarre y tenía mucho chatter (rebote). Al final cuando no hay agarre, no hay potencia, la moto no corre y es la dinámica de siempre».

Cuenta sus sensaciones, pero sin saber explicar por qué ocurre ese bajón de rendimiento entre el FP4 y la carrera: «Yo no lo sé, tendrás que preguntar a Meregalli (Team Manager de Yamaha), porque yo no tengo explicación. Yo no puedo dar una explicación, porque yo hago todo igual: freno igual, tumbo igual, abro gas igual... Incluso lo hago mejor, porque tengo que ser más fluido. Realmente es que no giro nada en carrera. No giro, no acelera, no frena… No quiero quejarme porque es lo que hay, es la moto que tenemos y con ella hay que sacar el 100%. De lo que estoy satisfecho es de que hemos quedado por delante de nuestro mayor rival, Quartararo. Hemos quedado delante, y ya está y es lo que hay, no podemos hacer más».

Se repiten los problemas de carreras anteriores, pero esta vez sin correr después de Moto2 con la goma que éstas depositan en el asfalto, que era el motivo que le exponía Yamaha cuando se encontraba con problemas de agarre en carrera: «Hoy lo he dicho en el box: ya no hay la excusa de Moto2. Hemos corrido antes que ellos y la moto no tenía agarre. No queda otra que trabajar más y buscar algo diferente. Siempre he dicho que es lo mismo para todos, así que no es una excusa. Excusas hay cero. Aquí hay que trabajar, darlo todo y apretar el domingo. No hay más. Hemos tenido dos vueltas buenas en la carrera y en el FP4 tuvimos diez vueltas buenas. Con esas diez vueltas habría hecho cuarto hoy, pero no tenía más, ya he dado todo. He dado tres o cuatro vueltas, en las que he visto que no me acercaba ni a Zarco ni a los de delante, y que venían otros por detrás, así que he decidido conservar goma para el final... y menos mal que lo he hecho».

¿Por qué la Yamaha de Morbidelli sí funcionó en MotorLand?: «Es difícil dar una opinión, la de Morbidelli es una moto muy diferente. Es un híbrido del año pasado con este año; una moto muy, muy diferente. Es difícil sacar conclusiones de Franco porque no tiene nada que ver y creo que todavía va con el basculante de carbono. Su moto es muy diferente y es difícil comparar. Pero está claro que hoy han sido cien veces mejor que nosotros y hay que aprender».

Ve complicado pelear con las Suzuki: «Es imposible con la moto que tenemos ahora. Suzuki está ahora mismo a otro nivel, así que no podemos hacer nada. Necesitamos tener una moto perfecta en Valencia, hacer una salida perfecta, estar primeros y no perder la posición».

«No tenemos las armas correctas para luchar contra Suzuki, porque parece que ellos pueden girar más rápido, con más paso por curva y hacer menos metros en las curvas. Nosotros no podemos recuperar eso sólo abriendo gas. Tenemos algunas ideas, pero es muy complicado mejorar la moto, porque no lo hemos hecho desde los test de Malasia. Si la moto funciona, vamos bien; si no, hay que tratar de sobrevivir y conseguir el mejor resultado».

Explica por qué cree que la Suzuki «está a otro nivel» si sólo ha conseguido una victoria, cuando Yamaha lleva seis: «Fácil, se puede ver en los resultados que Mir está haciendo: segundo, segundo, tercero, segundo, segundo... Si no gana las carreras es porque sale desde muy atrás. Sin duda que ganamos carreras, pero es por lo que digo: cuando la moto funciona bien desde el viernes, puedes ser muy fuerte y ganar carreras, pero cuando la moto no funciona no puedes hacer nada para que funcione. Somos los que más posiciones perdemos durante la carrera. Si hay agarre en pista, la Yamaha es la mejor moto, pero cuando no lo hay, es imposible de pilotar por mucho que hagas. He cambiado mapas de potencia, freno motor, control de tracción, he pilotado suave, agresivo... He hecho todo, pero el tiempo por vuelta ha sido el mismo».

Habla de Quartararo como su rival. ¿Y Mir?: «No puedo hacer nada, al final es una moto completamente distinta. El que lleva una moto idéntica a la mía es Fabio y nuestro objetivo es quedar delante de él como primera Yamaha. Lo demás no está en nuestras manos; sí que está en nuestras manos es ser la primera Yamaha. Hoy Morbidelli se nos ha ido mucho; ha hecho una carrera perfecta y nosotros una carrera bastante mala. En el global de Yamaha no hemos hecho un buen trabajo, pero hemos terminado por delante de Quartararo, que es el que estaba delante de nosotros en el campeonato».

¿Qué le ha pedido a Yamaha de cara al futuro?: «Lo que les he dicho, se queda en Yamaha. Ellos saben muy bien mi carácter, saben muy bien por lo que estoy aquí y saben mi potencial. En Malasia dije ciertas cosas y están sucediendo ahora. Tenemos que ser más inteligentes, escoger bien todo el paquete que llevamos, porque al final lo tienes que llevar todo el año completo y es complicado, porque si no va, no va».

Cree que lo que advirtió a Yamaha en los test de pretemporada en Malasia es lo que está ocurriendo ahora: «Sí, básicamente. Al final cada uno tiene su apuesta. Yo estoy trabajando para Yamaha y yo doy mi 100% cada día. También doy mi opinión, porque creo que como piloto la tengo que dar y a veces tengo que decir las cosas que siento desde dentro. Por supuesto que lo entienden, pero ahora es lo que tenemos y como es lo que tenemos, hay que dar el máximo. Todavía el campeonato está vivo y hay que rezar para que todo vaya muy bien en Valencia y pueda conseguir otra victoria. Al menos para reengancharme otra vez en el campeonato».

No salió a pista en los primeros minutos del FP3 ni en los primeros del warm up. Va justo con el kilometraje de los motores (montar un sexto motor le haría salir desde el pit lane): «También por la temperatura. Estaba muy baja la temperatura y ya que de motores andamos justos, por no gastar vueltas. He salido cuando todo estaba bien y podía apretar. Al final tampoco me ha perjudicado mucho, porque por más que hagamos pruebas, la que va es la que va y no hay que tocar mucho».

Deja una respuesta

Volver a la home