Los test de Phillip Island han demostrado que Maverick Viñales y Suzuki están preparados para dar algún que otro quebradero de cabeza a los equipos y pilotos punteros de MotoGP. El piloto español ha cerrado los segundos ensayos de 2016 en la primera posición de la tabla combinada con el gran registro que le sirvió para liderar la segunda jornada, un 1:29.131.

Maverick ha mantenido un nivel muy sólido a lo largo de los tres días porque, además de encabezar la clasificación el jueves, acabó segundo bajo las condiciones mixtas de la primera jornada y ha finalizado también segundo en la última, en la que ha sufrido una caída sin consecuencias: «En primer lugar, he de decir que me encuentro bien tras la caída de esta mañana. He salido a pista con un neumático nuevo, pero probablemente el asfalto todavía estaba muy frío y he perdido el tren delantero, pero no he sufrido ninguna lesión», aseguraba el catalán.

Crónica y clasificación del tercer día
Test Phillip Island 2016: Marc Márquez comanda la última jornada

El piloto de Suzuki hablaba sobre la posibilidad de haber podido bajar el tiempo que logró ayer, pero en el orden de prioridades para el último día lo principal era probar diferentes especificaciones de chasis y no buscar una vuelta rápida: «Hoy ha sido un día positivo, aunque no he podido mejorar mi tiempo de vuelta, pero somos conscientes de por qué ha sucedido esto. Nos hemos centrado en probar diferentes configuraciones del nuevo chasis y esto requería de cierto tiempo; quizá si hubiera continuado con el chasis anterior hubiera podido mejorar mi tiempo, pero es importante para nosotros trabajar con una vista a largo plazo y aprovechar estas pruebas para lo que realmente son».

La GSX-RR ha demostrado una importante progresión que ha permitido a Viñales pelear por las primeras plazas, en parte gracias a la incorporación del cambio seamless. No obstante, el líder de los test de Phillip Island asegura que todavía han de mejorar: «Queda aún un largo camino por recorrer con el desarrollo de la moto para esta temporada y tenemos mucho potencial que aún necesitamos investigar. Sin duda, estoy muy feliz por cómo han ido estos test en general, porque hemos logrado progresos importantes en nuestro rendimiento tanto a una vuelta como en cuanto a ritmo, aunque las condiciones cambiantes no nos han permitido realizar una simulación de carrera».

Tras seguir a rajatabla el plan de trabajo en Australia, el de Gerona tiene claro por dónde tienen que ir los derroteros dentro de dos semanas en el circuito de Losail. «Para Qatar será importante trabajar más a fondo la electrónica; es un campo en el que todavía no tenemos mucha experiencia, ya que es completamente nuevo, pero ya hemos hecho mucho trabajo en esta área y hemos recogido una importante cantidad de datos que nos serán muy útiles», ha dicho al respecto.

Como conclusión, es obvio que la primera posición es un resultado sobresaliente, pero Viñales es prudente: «Sin duda, terminar unos test en lo más alto es una gran sensación que te hace sentir con confianza para el futuro, pero hay que tener los pies en el suelo y seguir centrados en el plan de desarrollo que nos hemos marcado».


 

Te puede interesar