Maverick Viñales sigue progresando y ya es tercero del Mundial

Con una actitud más sosegada y positiva, y un cambio en la forma de enfocar los Grandes Premios, el binomio Viñales-Yamaha carbura de nuevo. Volvió a subirse al podio tras el de Phillip Island 2017 y ya está tercero del campeonato con sólo cinco puntos de desventaja sobre Dovizioso.


Parece que carrera tras carrera, tanto Maverick Viñales como Yamaha van encontrando el camino de forma conjunta. Las carreras de Qatar y Argentina fueron positivas para el piloto gerundense, no tanto por los resultados -fue 6º y 5º, respectivamente-, sino por las sensaciones, ya que en ambas tuvo un buen ritmo y realizó sendas remontadas tras dos malos inicios de carrera. Dos buenos domingos, pero dos fines de semana con altibajos habían marcado el comienzo del año para Maverick, que en Austin pudo cuadrar una Gran Premio mucho más completo.

Al catalán le ha cambiado la cara en las últimas semanas, y posiblemente este paso a delante se basa en un cambio de actitud que cada vez más fácil de percibir. Las quejas están pasando a un segundo plano y el de Rosas se está centrando en sacar el máximo de lo que tiene. Es evidente que Yamaha no atraviesa su mejor momento, dado que llevan 12+1 carreras sin lograr una victoria -la última fue de Valentino Rossi, en Assen 2017-, pero el panorama no es tan desalentador como parecía hace unos meses.

Centrándose en su propia línea de trabajo y en reencontrar las sensaciones de la primera mitad del curso pasado, Viñales ha ido avanzando carrera a carrera hasta rematar con el podio en Austin, donde fue el único atisbo de amenaza de Marc Márquez en todo el fin de semana. Ese podio llegó cinco carreras después del anterior, el que cosechó en Phillip Island 2017. «Un gran alivio para el equipo», comentaba el #25 en Movistar MotoGP tras su segunda plaza.

«Está cambiando todo. Nuestra manera de enfocar el fin de semana también. Hay que mejorar, pero ya se está oliendo esa victoria. Ha cambiado sobre todo con el equipo, con la manera de trabajar, que es un poco diferente, siendo un poco más agresivos y arriesgando un poco más. Otra vez me sentía fuerte a final de carrera, pero no tenía necesidad de coger más riesgos de los necesarios», analizaba Maverick después. Un Viñales inteligente, que quiso lamerse las heridas en el circuito en el que el año pasado acabó por los suelos, donde se pinchó la burbuja de pretemporada y las dos primeras victorias: «Tenía muy presente el error del año pasado, que me costó muy caro durante todo el año. Teníamos que ser inteligentes», expuso.

Paso a paso ha avanzado hasta la tercera plaza del Mundial, a sólo cinco puntos del liderato de Dovizioso. Ya es la primera Yamaha, por encima de un Zarco que en Austin estuvo por debajo del nivel de carreras anteriores. Acabó seis segundos por delante de su compañero de equipo, Valentino Rossi, que en Austin se quedó fuera del podio. Viñales está reencontrando el rumbo y, sin hacer demasiado ruido, llega a Europa con buenas sensaciones. El binomio Márquez-Honda parece estar un paso por encima del resto, pero Maverick puede convertirse en una amenaza más seria en próximas carreras.

NombreMaverick Viñales
Dorsal25
PaísEspaña
MotoYamaha YZR-M1 2018
Ver ficha completa