Viñales, 21º y totalmente resignado

Maverick Viñales saldrá penúltimo en Sachsenring tras un sábado que se torció en el FP3 con una caída a pocos minutos del final y que fue a peor con dos banderas amarillas que le imposibilitaron mejorar sus tiempos en la Q1.


Visiblemente afectado por el resultado de este sábado (21º, penúltimo) y por la espiral de problemas que está viviendo esta temporada, Maverick Viñales comparecía ante los medios sin muchas ganas de hablar y sin explicaciones claras sobre la penúltima posición cosechada este sábado.

El de Yamaha fue preguntado sobre si un día como este demuestra que la situación no era culpa de Esteban García, a quien Yamaha reemplazó para poner en su lugar a Silvano Galbusera: «Sigo teniendo buena relación con él, la verdad. Por encima de este deporte, somos amigos y tenemos siempre una buena relación. Yo no creo que haya dicho que fuese culpa de Esteban, ni mucho menos, y tampoco lo creo. Yamaha ha decidido hacer el cambio, trabajar diferente y poco a poco  intentaremos mejorar. Está claro que no ha sido posible en Sachsenring y ahora hay que trabajar para ver si en carrera podemos tener mejores sensaciones. Si no, lo intentaremos en Assen».

Pese a que posiblemente ha sido uno de los días en los que más afectado se le ha visto desde que es piloto de Yamaha, no quiere darle vueltas y hasta muestra cierto sentido del humor con el penúltimo puesto: «Creo que es cuestión de continuar trabajando. Más atrás no podemos ir, así que seguramente mañana mejoraremos. Hay que ser optimista y pensar en positivo».

Sobre cómo se digiere un resultado así y la forma de 'resetear' de cara a mañana, Maverick expone que «intento hablar con el equipo y trato de aportar si puedo buena información de lo que sucede en la moto. Poco a poco es así como se vaya construyendo. Está claro que no es el mejor fin de semana, pero seguro que lo mejoraremos».

Pese a que pudo verse condicionado por la caída del FP3, que le impidió pasar directamente a la Q2, y también por las banderas amarillas que hubo en la repesca, Viñales no cree que el resultado se deba a eso y expone que «no había nada más. En el primer time attack he apretado a muerte y he hecho 1:21.1, así que no había más. No había nada más. La bandera amarilla no ha condicionado nada y la caída de esta mañana, tampoco. Hay que intentar entenderlo, coger la información y seguir trabajando».

Deja una respuesta

Volver a la home