«He visto un montón de piezas, me he cubierto y he visto las motos volando», relata sobre el accidente

Maverick Viñales cuenta cómo ha vivido el brutal accidente de Morbidelli y Zarco, en el que casi impactan ambas motos contra él, y también explica qué le ha pasado en la reanudación. Un problema con el embrague le ha relegado al último puesto y ha acabado remontando hasta el décimo.


Maverick Viñales se mostraba muy contrariado al término de la carrera de Red Bull Ring. Los problemas se repiten una y otra vez para el piloto de Yamaha, que en entrenamientos siempre está entre los más rápidos, pero que en carrera pierde posiciones a marchas forzadas por falta de agarre. Este domingo ha sido 10º en un día en el que, posiblemente, se podría decir que ha vuelto a nacer.

Viñales ha estado a punto de ser impactado por las motos de Zarco y de Morbidelli en el terrible accidente que han sufrido ambos y que ha podido acabar en tragedia cuando las motos han cruzado la pista. Afortundamente, las motos no han chocado con ninguno de los pilotos de Yamaha, que se han librado por los pelos. Por ese motivo, Viñales veía el vaso medio lleno pese a haber obtenido después otro mal resultado: «Estoy contento por una parte, que es que no ha sucedido nada grave. Tanto Valentino como yo estamos bien y eso es lo más importante, y Morbidelli y Zarco también están bien», empezaba diciendo Maverick.

NombreMaverick Viñales
Dorsal12
PaísEspaña
Ver ficha completa

El de Yamaha cree que la curva 3 es un punto demasiado peligroso para las MotoGP: «No ha pasado nada en esa curva en años anteriores porque Dios no ha querido. Es una curva muy complicada para las motos, sobre todo en agua, así que espero que no llueva, porque en agua eso va a ser increíble. En agua te puedes caer muy fácil, porque al final frenas tumbado. Esperemos que no pase nada más», decía el gerundense.

Maverick tiró de reflejos en el momento en el que casi impactan las motos contra él. Llegó incluso a soltar los brazos de la M1 para protegerse. Así lo relataba: «Cuando una moto se cae, tú oyes la grava y he escuchado que alguien se caía. Pero entonces he escuchado como una gran explosión, que creo que ha sido cuando la moto de Zarco ha chocado con el muro y he empezado a ver un montón de piezas alrededor. Cuando lo he visto, lo que he hecho ha sido cubrirme y he visto las motos volando por encima. Después de esto, lo que he hecho ha sido volver a tirar a tope hasta que he visto la bandera roja».

«Sabes que hay riesgo pero no puedes pensar en ello, porque si lo piensas, no eres rápido. Por suerte, para la segunda carrera no he pensado en ello», añadía al respecto.

 

Un problema en el embrague lastra su segunda carrera


La carrera se ha detenido cuando Maverick rodaba sexto. Había perdido cinco posiciones en ocho vueltas y tenía a Rossi a rueda. En la reanudación, todo se ha ido al traste desde el inicio. El sobrecalentamiento del embrague le ha hecho bajar hasta la última posición en la primera vuelta y, aunque ha conseguido remontar con buen ritmo hasta el 10º puesto, el resultado es muy negativo para sus aspiraciones en el campeonato: «Se ha calentado el embrague y he estado tres vueltas con el embrague patinando, así que no he podido hacer nada. Todo el mundo me pasaba en la recta. Incluso he levantado la mano entre las curvas 1 y 3 para que nadie me diera, porque me pasaban por los lados. Da rabia y estoy muy frustrado. Era una carrera buena, porque me sentía fuerte, estaba frenando muy tarde y tenía opciones de adelantar. Otra carrera que hemos tirado a la basura», afirmaba el piloto español.

Maverick Vin%CC%83ales Yamaha MotoGP Austria 2020 3

Tras la primera carrera en Austria, Viñales baja al tercer puesto del campeonato, aunque sólo cede dos puntos con Quartararo y se queda a 19 puntos del líder. El de Yamaha cree que han perdido dos grandes opciones en Brno (14º) y Austria (10º) para acercarse a Quartararo: «Estaba tan decepcionado porque he tenido un problema con la moto. Tanto en Brno como aquí teníamos dos oportunidades perfectas para estar delante en el campeonato y las hemos desaprovechado totalmente. Tenía buen ritmo, buenas vuelta y estaba delante», dice Maverick, condenado hoy por el problema en el embrague.

Para el de Rosas, sigue siendo muy extraño la diferencia de sensaciones de entrenamientos a carrera: «Es complicado entender el por qué suceden cosas. Si coges las sensaciones que tengo el sábado, es espectacular. Las sensaciones son buenísimas y estoy rodando en cada entrenamiento entre los tres primeros. Luego llega la carrera y la moto es inconducible. Piensas: "Joder, hemos dejado escapar dos oportunidades perfectas para meterle 10 o 15 puntos a Quartararo y para estar enganchado en el campeonato"».

Sobre estos problemas de sábado a domingo, Maverick comenta que «no es vudú, es falta de agarre», y mantiene que él hace todo lo que está en sus manos: «En cada entrenamiento y cada carrera doy mi máximo».

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home