Maverick Viñales se marcha muy contrariado de Tailandia

Las cosas han vuelto a torcerse para Maverick Viñales en el último día de test en Tailandia. El gerundense no ha podido pasar de la 12ª posición en esta jornada y ha acabado con el octavo tiempo en la clasificación combinada, desesperado porque no encuentran la solución a los problemas.


«Ha sido una jornada decepcionante, más incluso que ayer. No ha funcionado nada en Buriram. Han sido los peores test desde que estoy en Yamaha, muy similares a los de Sepang». Así empezaba el análisis de Maverick Viñales al término de los test de Tailandia, unas pruebas que aumentan mucho más sus dudas y las de Yamaha, ya que no ha podido pasar de la 12ª plaza en la última jornada ni de la octava en la combinada de los tres días. El paso adelante de en los compases finales de la segunda jornada en Tailandia ha resultado ser tan sólo un espejismo.

El piloto catalán y su equipo no consiguen dar con la tecla a los problemas y no encuentran una explicación: «No sé qué decir. Trabajamos siempre al máximo, pensamos que hay solución, pero al final es al contrario. Probamos también diferentes caminos, pero en este punto es complicado entender cómo moverse. Sufrimos en todas las partes de la moto, no hay una en particular que sea mejor que la otra», comenta Viñales en declaraciones recogidas por ‘GPone’.

La situación empieza a ser frustrante para el piloto de Rosas: «Me siento al 100%, tanto física como mentalmente. Cada vez que me subo a la moto doy el máximo, pero los resultados son diferentes a lo esperado». «Hemos probado todo el material que había a nuestra disposición y no había nada que hacer», añade.

Johann Zarco ha vuelto a superar holgadamente a los dos pilotos oficiales, terminando segundo a sólo 86 milésimas del tiempo de Dani Pedrosa y liderando buena parte de la jornada. El francés les ha metido hoy siete décimas a los dos pilotos oficiales. Viñales no se explica a qué puede deberse esto: «No sé qué decir en este caso. Utilizo el mismo chasis, tal vez el motor y la electrónica son diferente. Quizá puede depender de eso, pero no lo sé», dice.

Por último, lanza un claro mensaje, quiere la moto con la que el año pasado dominó claramente en pretemporada y durante el inicio del año: «Yamaha sabe lo que no funciona. Yo trataré de seguir dando el máximo y continuaré trabajando. Me gustaría volver a tener la moto de principios de 2017», zanja.