Maverick Viñales, contrariado por su octavo puesto

Interesante comparecencia la de Maverick Viñales este sábado en Le Mans. El piloto del Movistar Yamaha no ha podido pasar de la octava posición en la Q2 y ve difícil luchar por el podio mañana. Destaca que la M1 cambia mucho cuando sube la temperatura («Es un desastre») y reconoce los méritos de Zarco, que ha vuelto a ser la primera Yamaha y mañana saldrá desde la pole.


Una jornada por debajo de las expectativas: «Esperaba más. Al acabar el FP3 mi mentalidad era hacer un 1:31 bajo y creo que por la mañana era posible, pero difícil como el año pasado. Cuando no hay temperatura la moto funciona y cuando hay calor es un desastre, así que he aprovechado mi oportunidad por la mañana y he apretado al máximo. Está muy bien lo de la mañana, me quedo con eso porque me he sentido genial con la moto».

Sufriendo por la tarde, en cuanto sube la temperatura: «Ojalá la carrera fuera a las nueve de la mañana, sería otra cosa. Cuando tenemos problemas es con calor, así que mañana no sé dónde estaré. Si tomo como referencia el FP3, tendría que luchar por la victoria, pero teniendo en cuenta el FP4 me ha costado mucho con el neumático blando trasero y con el medio».

Un año con problemas que aparecen de forma intermitente: «Es frustrante ver que por la mañana eres un piloto y por la tarde otro, haciendo exactamente lo mismo. Tendremos que seguir trabajando, tener la confianza al máximo e intentar resolver este problema. No será fácil, porque ya se puede ver que puede llevar un año».

Sobre lo que le dice Yamaha en esta situación: «Tengo paciencia. Quiero estar delante, ganar y sentirme como en la FP3, porque me sentía genial con la moto. Parece increíble, pero en el FP3 es una moto y en el FP4, es otra. Es difícil de entender hasta para ellos que suceda eso en la moto. Estoy tranquilo porque hacía tiempo que no me sentía así, en condiciones de por la mañana, no estaba primero, pero me sentía bien con la moto y eso es algo de agradecer».

Es tajante a la hora de hablar sobre si estos problemas le generan dudas con Yamaha, con quien renovó antes incluso de empezar la temporada: «No me entran dudas porque Zarco está primero, así que no tengo dudas porque la moto va bien, sólo que nosotros nos hemos equivocado con algo y ya está. Ya se ha visto, en pretemporada no me sentí bien y quizá fue porque no seguimos el camino que me gustó. Al final eso se paga. Con calor se exagera aún más el problema, no puedo apretar como me gusta. Insisto en que estoy contento, porque esta mañana me he sentido genial con la moto y he podido apretar a mi gusto con mi estilo de pilotaje. Así que veremos. Estamos dando pequeños pasos, pero al menos ya se ve diferencia respecto a otras carreras».

¿Qué supone ver a Zarco primero con una Yamaha satélite?: «No es extraño ni doloroso. Zarco es un gran piloto y está aprovechando al máximo la moto que tiene. Está haciendo grandes cosas, así que para mi es un punto de referencia; también un punto para que Yamaha diga en qué nos hemos equivocado».

Ve difícil pelear por el podio: «Saliendo el octavo es muy difícil, porque aquí todo el mundo está muy junto y los tiempos son muy similares. Además, es difícil adelantar. Voy a darlo todo, voy a ir al 110%».