Maverick Viñales, muy contrariado con el funcionamiento de los neumáticos

Las cosas no han empezado bien para Maverick Viñales en Montmeló. El piloto del Movistar Yamaha ha hecho un buen resultado en la sesión matinal, disputada en condiciones mixtas, pero por la tarde no ha tenido confianza con los neumáticos en cuanto han subido las temperaturas. El líder de MotoGP ha acabado muy contrariado con el rendimiento que han ofrecido los neumáticos en el FP2.



Sensaciones durante la jornada, muy malas durante el segundo entrenamiento: «Por la mañana me sentía muy bien, nada más salir con buen agarre, sentía que la moto estaba trabajando bastante bien, aunque no al 100%, ya que la pista estaba mojada. Pero por la tarde he tenido una sensación completamente distinta, no tenía nada de agarre. Esto no me había pasado nunca con estas gomas; nada más salir no tenía agarre. Era una cosa extraña, bastante peor que en Jerez».

Situación con Michelin: «Tampoco he hablado mucho con Michelin, simplemente he dicho que ese neumático no iba. Nada más salir de boxes, saliendo de la curva 3 ya estaba derrapando y eso es algo muy extraño. Sin abrir gas ya estaba patinando. Es una sensación muy extraña con estos neumáticos. Incluso con el delantera me estaba cayendo en cada curva. No se entiende el por qué, ni siquiera el equipo lo entiende».

Sobre la alternancia que existe con los problemas. A veces los neumáticos no van bien para Honda, en otras ocasiones los problemas son de Yamaha: «No debería ser así, deberían ir bien en todas las carreras. No tienen ni que compensar ni que a una moto le vaya bien o no, tienen que hacer un neumático que le vaya bien a todos y con el que todos podamos dar nuestro 100% cada fin de semana. Luego está que la moto funcione mejor en un circuito o en otro, ero en cuanto a agarre tiene que ser el mismo. Hoy no había agarre, era como si llevara unas gomas con treinta vueltas en la moto. Nunca me había pasado algo así».

«He probado a dar dos vueltas y he vuelto a boxes, porque la moto era imposible de pilotar. Otra vez me han puesto neumáticos nuevos y he dado una vuelta bien, pero en las demás ya era imposible. Si me hubieran puesto otro neumático y hubiera funcionado, hubiese entendido el problema, pero no ha sido así».

Pese a los problemas, no se rinde: «Un Gran Premio nunca está perdido hasta que dan la bandera de cuadros. Yo lucharé a tope. A lo mejor salimos mañana, encontramos agarre y estamos entre los primeros, pero no puede ser esto. En los circuitos en los que los neumáticos han sido normales, he estado de los primeros en los dos primeros libres. Tenía unas sensaciones como si saliera con una goma ya rodada».

Los problemas, con el compuesto medio: «He puesto un medio nuevo, he salido a pista y no funcionaba. Luego he puesto otro medio nuevo y la primera vuelta era normal, pero al cabo de dos ya no tenía goma. Es muy extraño».