Gran paso adelante del piloto de Maverick Viñales en Tailandia

Maverick Viñales ha sido uno de los pilotos que más ha progresado entre la primera y la segunda jornada de test de MotoGP 2018 en Tailandia. El piloto del Movistar Yamaha ha encontrado buenas sensaciones al final del día y parece que tiene claro el camino que ha de tomar.


Lo advirtió en la presentación del Movistar Yamaha: este año tocaba fiarse de sí mismo y no tanto de los demás. Maverick Viñales tenía claro que para dar un paso adelante y no caer en los errores del año pasado, lo primordial pasa por seguir su propio camino a la hora de trabajar con la Yamaha M1: «Este año voy a seguir mi instinto. A principio de temporada en 2017 lo seguí e iba muy bien. Las opiniones siempre son importantes, hay que escucharlas, y de las críticas coger lo más constructivo. Hay que intentar mejorar, pero está claro que uno tiene que seguir su instinto y esto es lo que haré este año», afirmó el pasado mes de enero, antes incluso de subirse a la moto por primera vez en Sepang.

El inicio de los entrenamientos de pretemporada en suelo malasio fue muy positivo para él y para Rossi, e incluso Maverick lideró la segunda jornada en Sepang. Sin embargo, las dudas volvieron a aparecer en el tercer día y se extendieron en el inicio de los test de Tailandia, ya que el gerundense no consiguió pasar de la undécima plaza en esa jornada inaugural. Sin embargo, este sábado ha conseguido dar un paso al frente después de haber estado condenado durante buena parte del día a posiciones por detrás del top 10.

Ha sido en sus últimas salidas a pista en las que Viñales ha logrado esa progresión que se ha acabado plasmando con la cuarta posición final. En sus tres últimos runs ya rodaba por debajo de 1:31 con cierta asiduidad, y en el último de ellos ha completado cuatro vueltas seguidas en 1:30 bajos y medios. «Mañana tendremos que tomar otra dirección, ya que esta no es la correcta y estamos muy lejos de los mejores», espetaba al término de la primera jornada, y no ha sido hasta el tramo final de la segunda cuando han podido dar con la tecla tras realizar varios cambios.

El principal ha sido volver a la electrónica utilizada en Sepang y tratar de adaptarla a su estilo, con una entrega de potencia más agresiva. «Creo que suavizamos demasiado la moto y ese es el problema», ha comentado el del Movistar Yamaha, que cree que estaban siendo demasiado cautelosos a la hora de solucionar los problemas de desgaste con el neumático trasero.

Maverick ha tomado su propia dirección y por el momento le ha funcionado, aunque tendrá que confirmarlo en la última jornada. Eso sí, que le haya ido bien a él no quiere decir que sea igual con el resto de Yamaha: «No sé si Valentino y yo buscamos dos caminos distintos, pero mi estilo de pilotaje es distinto y lo que intento es hacer una moto que le vaya bien al mío. Mi estilo es diferente al de Rossi o Zarco». Viñales tiene claro cuál es el camino a seguir: «Si queremos intentar ganar el título, necesito tener una moto para mí», concluía. A medida que avance la pretemporada se irán esclareciendo las dudas.