«Ha sido un golpe de realidad», comenta Viñales

Jarro de agua fría para Maverick Viñales en la primera jornada de libres en Qatar. Tras una buena pretemporada, el de Aprilia no ha podido pasar de la 17ª posición.


Después de una buena pretemporada por su parte y por la de Aprilia en general, Maverick Viñales llegaba a Qatar con la esperanza de cuajar un buen inicio de temporada. El gerundense, que el año pasado ganó la carrera inaugural, en ese caso en las filas de Yamaha, tuvo un viernes por de lo previsto.

Viñales sigue en proceso de adaptación con la Aprilia RS-GP, y tras ocupar posiciones delanteras tanto en los test de Malasia (5º) como en los de Indonesia (8º), comenzó en Qatar con un discreto 17º puesto a un segundo del tiempo de Álex Rins.

El propio Maverick esperaba mucho más: «Las expectativas estaban muchísimo más altas. Ha sido un golpe de realidad», comenzaba diciendo el piloto de Aprilia.

Maverick Vinales viernes MotoGP Qatar 2022 1

Aun así, comentó que todavía es pronto para sacar conclusiones y que tiene margen de mejora: «Al final, es el primer día, hay que continuar. Somos positivos y sabíamos que podía pasar esto, porque en un test tienes mucho tiempo y aquí no, no hay margen. Tienes que salir, tener la puesta a punto y apretar. Esa es la diferencia. De todas maneras, estamos positivos, sabemos que tenemos herramientas para mejorarlo y poco a poco, no hay más», respondía a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

Preguntado por cuáles fueron sus dificultades en el arranque en Qatar, Viñales comenta que está «sobre todo perdiendo mucho giro. Me falta un poco de giro, porque no consigo tener grip delante. Poco a poco. Han cambiado mucho las sensaciones de Mandalika a aquí, pero creo que es más el hecho de llegar a un circuito nuevo, con una moto diferente y unas líneas muy, muy distintas. Necesito tiempo», añadía.

Estorbó sin darse cuenta a Aleix


Por último, también hablaba del pequeño encontronazo en pista con su compañero Aleix Espargaró, al que estorbó de forma involuntaria en su última vuelta lanzada del FP2: «No hay nada más. Le he pedido perdón después. No le había visto ni le había escuchado, ni había visto una bandera azul, ni nada. Simplemente no le he visto y ya está», decía.

El propio Aleix, que en un principio mostró su enfado por la maniobra, le quitó después hierro al asunto: «Me ha pedido perdón inmediatamente. Ha cometido un error, no ha escuchado que llegaba ni me ha visto. Es algo que puede pasar. Es un error humano y ya está», apostillaba Aleix.