Viñales, emocionado: «Al final te cuestionas si merece la pena seguir aquí»

En su regreso a la competición tras perderse el GP de Las Américas por el fallecimiento de su primo Dean Berta, Maverick Viñales se ha mostrado emocionado: «Por un lado me siento el más feliz del mundo por estar con mi hija Nina y con mi mujer Raquel, pero por otro lado he vivido uno de los momentos más tristes de mi vida».


Maverick Viñales se perdió el GP de Las Américas al no sentirse preparado para correr allí, ya que la trágica muerte de su primo Dean Berta estaba bastante reciente. El piloto de Aprilia voló a Houston, pero tras pedir permiso a la marca de Noale, volvió a casa para estar de nuevo cerca de los suyos.

El gerundense retorna a la competición este fin de semana en Misano, con ganas de volver a subirse a la moto pero aún bajo de ánimos tras lo ocurrido con su primo Dean Berta: «Me siento muy extraño en este momento. Por un lado me siento el más feliz del mundo por estar con mi hija Nina y con mi mujer Raquel. Pero por otro lado he vivido uno de los momentos más tristes de mi vida. He tratado de estar lo más cerca posible de mi familia y de ayudar como podía con todas las emociones que estamos viviendo», explicaba Maverick en su intervención ante los medios vía Zoom.

Después, hablando ante el micrófono de DAZN, Viñales ahondaba un poco más sobre sus sentimientos en este momento: «Me encuentro en un torbellino de emociones. Es un momento muy difícil, sobre todo pensando en mi familia. Más que nada, me pongo en la piel de algunos de mi familia y ahí es cuando sufro realmente. Intento tener el cobijo de mi mujer y de mi hija, y mantener mi mente ahí. Eso es lo que realmente me mantiene con ganas y también de venir aquí y darlo todo», explicaba.

Sobre la decisión de retomar la actividad en Misano, Maverick decía que «al final esto forma parte de nuestra vida. Toda mi familia siempre ha ido en moto, siempre, y creo que es algo que se lleva. Desgraciadamente, lo que nos ha dado todo nos lo ha quitado todo. Dean era nuestro primo pequeño, al que todos hemos visto ir en moto. Incluso yo, que ya era un poco mayor, con 11 años. Lo conocí de bebé, estaba siempre con él en su casa...», expresaba.

Visiblemente emocionado, añadía que «ha sido difícil, ha sido duro, porque al final te cuestionas si vale la pena seguir aquí. Te cuestiones si realmente merece la pena, pero es un sueño que decidí ya de pequeño y tengo que conseguirlo», dijo en DAZN.

«Es difícil, pero no hay otra. Cuando lo ves de fuera, sientes pena por la familia, pero cuando te toca en la tuya realmente ves el daño que puede ser. Todos en un momento de la vida estamos preparados para perder a gente mayor, pero perder a Dean, que era como nuestro bebé, es duro», decía al borde de las lágrimas.

 

«Puedes poner menos motos en pista; pero si son 20, los 20 irán juntos»


En su comparecencia virtual ante la prensa, habló también de otros asuntos. Aprilia entendió perfectamente la decisión de Maverick de no correr en Austin y la respetaron en todo momento, un gesto que el piloto español agradece: «Aprecié mucho lo que hizo Aprilia. Con sólo unos días dentro del equipo me sentí muy bien con la gente con la que estoy trabajando, y eso es algo que aprecio un montón y que me empuja a dar más cuando salgo a pista. La mejor manera para recompensarles es ir rápido y hacer buenos resultados, así que lo daré todo».

La de este fin de semana será la tercera vez con Aprilia en Misano, un circuito en el que ya hizo un test de dos días para estrenarse con la moto italiana y disputó el GP de San Marino del mes pasado, siendo el más rápido en la jornada del viernes y acabando la carrera en 10ª posición: «Creo que debemos tener la misma mentalidad. Todavía tengo que aprender mucho, aunque esta sea la tercera vez que ruede con la Aprilia en Misano. De momento llevo pocas vueltas con esta moto. Tenemos que seguir trabajando, seguir nuestro plan, que es el mismo aunque volvamos a Misano. Estoy recopilando mucha información cada vez que salgo a pista y cada vez entiendo más la moto. Los resultados llegarán paso a paso, pero aún lleva algo de tiempo. Estaba acostumbrado a pilotar de una forma completamente diferente y aún tengo que reprogramarme. Ojalá hiciera falta sólo una carrera pero no es tan fácil. Mantenemos la calma, pero si llega una oportunidad empujará para aprovecharla».

Por último, preguntado sobre la seguridad y sobre cómo mejorarla para tratar de evitar tragedias como las de su primo Dean, Hugo Millán o Jason Dupasquier, Maverick comenta que «es algo difícil de mejorar. Al final, puedes poner menos motos en pista; pero si son 20, los 20 irán juntos. En categorías tan pequeñas, en las que las motos corren tan poco, es muy difícil hacer la diferencia. No sabría qué decir, no he hablado con nadie ni he investigado sobre qué se puede hacer. Lo único que he hecho ha sido estar cerca de mi familia y cuidar de mis dos chicas. Cuando piensas dices: 'Menos pilotos en parrilla', pero al final pasa como en Moto3, que son grupos de 15 pilotos que van juntos. No sabría decir. La organización hará lo que haya que hacer y lo harán bien, porque miran por nosotros».

Deja una respuesta

Volver a la home