Ha probado dos motores diferentes; incide en la importancia del freno motor

(Desde Cheste | Circuito Ricardo Tormo) Maverick Viñales se marcha de los test de Valencia tras haber marcado el mejor tiempo en las dos jornadas. Pese a ello, el piloto de Yamaha no quiere lanzar las campanas al vuelo. Ha probado dos motores distintos -el mismo que usó ayer y una especificación nueva-, de los que espera sacar más conclusiones en Jerez.


Tras la primera jornada de entrenamientos, Viñales destacó de inmediato las buenas sensaciones que había tenido con el nuevo motor. Este miércoles ha vuelto a probarlo y también ha utilizado la otra especificación que Yamaha había traído a estos test, con la que las sensaciones han sido diferentes.

Así explicaba Viñales las diferencias entre ambos propulsores: «He rodado con los dos, con el de ayer y con el que tenía que probar hoy. Hay muy pocas diferencias entre uno y otro, pero uno tiene un poco más de freno motor y el otro un poco más de potencia. En mi caso prefiero que tenga buen freno motor, porque en la Yamaha funciona con buen paso por curva. No tenemos tracción acelerando y si pierdo un poco el paso por curva ya no puedo hacer el tiempo. Por eso estoy repito al equipo la importancia de hacer una buena configuración del freno motor, y si falta un poco de tracción, podemos suplirlo con la moto, porque es muy estable. Tiene mucho paso por curva y creo que así es como se hace el tiempo con la Yamaha», analizaba Maverick.

Pese a todo, ya sea con un motor u otro, con ambas especificaciones ha tenido buenas sensaciones: «Si no te sientes bien no puedes hacer el tiempo. Me he sentido bien y también ha salido un ritmo bastante bueno de cinco o seis vueltas, algo que también era importante. El tiempo ha salido solo, sin apretar, por lo que estoy contento. Hemos hecho un buen trabajo y hemos visto en el test lo que vengo diciendo todo el año que nos falta. Como equipo hemos dado un paso importante para entender qué es lo que necesitamos para ir fuerte en carrera, pero todavía hay que mejorar en Jerez».

Viñales destaca que no es posible hacer una mezcla entre ambas especificaciones, porque «a la que se hace el mix, el motor se vuelve muy agresivo».

El piloto de Yamaha destaca la importancia de los test que habrá la próxima semana en Jerez: «Estoy muy contento de ir allí, porque la de Sepang es una pista particular: si está bien haces tiempazos y si está mal no puedes rodar. Pero Jerez es una pista en la que hay curvas de 90 y de 180 grados, que son en las que más nos cuesta. Así que será muy importante ahí el freno motor. Todo es más suave y la moto sufre menos, ha dado un paso importante en ese aspecto».

Allí en Jerez contará ya en el box con Esteban García, su nuevo jefe técnico, que no ha podido estar en los entrenamientos de Valencia: «Creo que ha sido por temas con KTM, que no llegaron a un acuerdo y no le dejaron hacer el test, pero en el de Jerez sí estará. Estoy contento por eso y tengo ganas de que esté ya con nosotros y, al venir de otra fábrica, que nos pueda ayudar y aportar su experiencia. Con Esteban ya he estado hablando también de la importancia del freno motor, que es lo que más ganaremos».

Por último, Maverick no quiere lanzar las campanas al vuelo pese a haber sido el más rápido en las dos jornadas: «También lo fui en 2017 y no sirvió de nada. Me he sentido bien, he apretado y he podido hacer una vuelta, y además he hecho cuatro o cinco bastante parecidas. Es importante sentirse bien y apretar un poco la moto al límite para ver cómo reacciona. Y estoy contento, porque ha reaccionado muy bien».