«Me siento muy fuerte no sólo sobre la moto, también físicamente»

Momento dulce de Maverick Viñales, que en Austin logró su segunda sprint consecutiva de la temporada. Y eso contando con su desafortunada última vuelta en la carrera dominical de Portimao, donde rodaba segundo antes de sufrir un problema en la caja de cambios de su Aprilia. Esta vez, el sábado no pudo ser mejor para el de Roses, que asegura «disfrutar de este momento». Pole, victoria por la vía corta y uno de los claros favoritos para la distancia completa.

De hecho, Maverick Viñales no tuvo rival en Austin durante la jornada del sábado. Su pole fue aplastante, siendo el único hasta la fecha en bajar a 2:00, y en la carrera sprint lideró de principio a fin, pudiendo gestionar su margen sobre Marc Márquez, el sheriff de Austin.

Viñales estaba convencido de su potencial en Austin, al igual que en Portimao, y ahora le toca disfrutar del momento: «Impresionante. Increíble. No tengo nada más que añadir. Hemos salido muy decididos. Estoy contento con el trabajo del equipo porque está claro que lo de Qatar no era nuestro nivel y en Portugal clavamos el balance que me gusta de la moto y aquí también. No tengo nada más que decir, solo quiero disfrutar de este momento. Ya lo dije un día en un post de Instagram: “Este presente es un regalo" y lo quiero disfrutar al máximo con los míos y con vosotros», dijo el piloto de Aprilia para los micrófonos de DAZN.

maverick vinales sprint austin motogp 2024 3

«Espero que mañana pueda atacar de la primera hasta la última vuelta»

Explicó la diferencia entre su paquete aerodinámico y el de su compañero Aleix: «La única diferencia que había entre la moto de Aleix y yo era la parte trasera, el colín, que se podía diferenciar mucho. Digamos que el mío es híbrido y Aleix lleva el 2024. A mí, desde el primer día, no me gustó en frenadas porque no era estable y a siempre me gusta frenar muy fuerte desde el principio. Mi opción era una moto más estable en frenada y Aleix, sin embargo, escogió tener más agarre tumbado y saliendo de la curva, que es un poco el efecto que hace ese último colín. Obviamente, creo que ahora todos vamos igual y la dirección es una. Esa es la única diferencia entre las motos».

En pretemporada y en Qatar sufrió, pero su cambio llegó en Portimao: «En pretemporada no me encontraba bien con la moto nueva. No conseguíamos tener el agarre entre la goma delantera y trasera, no era la justa para atacar y hacer las líneas que me gustan. En Qatar sufrí y tampoco lo conseguimos, pero en Portugal entendí qué debía hacer, dónde debía poner el peso en las frenadas y en entrada de curva y eso es lo que me ha hecho dar este salto».

De cara a la carrera del domingo, Viñales espera que la fiabilidad de su Aprilia le permita estar arriba hasta el final: «Lo intentaremos. Me siento muy fuerte no sólo sobre la moto, también físicamente. Este es un circuito físico, pero me siento muy fuerte y espero que mañana pueda atacar de la primera hasta la última vuelta».