Viñales vence y se reivindica

Un año y medio después de ganar por última vez -Le Mans 2017-, Maverick Viñales recuperó la senda de la victoria en Phillip Island, donde completó una carrera perfecta que le devolvió a lo más alto del podio y que puso fin a una sequía de 25 carreras sin ganar para Yamaha.

Esto comentó el gerundense tras ganar ante el micrófono de Movistar MotoGP.


Balance de una victoria que ha costado mucho conseguir: «Un montón de emociones. Ha sido un año duro mentalmente. Realmente lo he pasado mal, nunca he podido dar mi 100%, hoy es la primera carrera que lo doy. Pocas palabras. Agradecer a la gente que está detrás de mí en estos momentos tan duros; en algunos momentos no es fácil no darse por vencido, pero ellos me han seguido empujando y los debo todo. Los quiero».

Sobre la salida, la remontada en la carrera y el fin de semana, con mensaje incluido para Yamaha: «Nos hemos cerrado con Márquez y Zarco, y no he podido abrir gas. Me he quedado ahí detrás, pero luego cuando he empezado a remontar veía que tenía buen agarre trasero y he sido agresivo. Ha habido carreras en las que me costaba adelantar y aquí he pasado de décimo a primero en cinco vueltas. Me sentía muy bien con la moto. Quizá he pecado un poco al final de guardar demasiada goma, pero estoy contento porque hemos manejado bien la carrera. El equipo ha hecho un trabajo increíble, nos hemos fiado mucho de nuestras sensaciones y eso es bueno. Espero que Yamaha pueda ver que pueden ganar carreras conmigo y espero que hagan otro esfuerzo para darme una moto un poco más competitiva el año que viene».

Sobre el bajón de los neumáticos al final de carrera: «El delantero iba espectacularmente bien. El trasero estaba bajando muy rápido, pero he preferido hacer 1:30 alto en vez de intentar forzar y quizá irme al suelo».

Ha corrido con la misma base que en Tailandia. Espera seguir en la misma línea en Sepang: «Creo que en Malasia, con la motivación que llevamos, si le falta algo a la moto lo supliremos. De lo que estoy muy contento es del trabajo de este fin de semana. Hemos sido siempre constantes, he podido ser agresivo y ayer en la Q2 me sentí extremadamente bien y vi que podía hacerlo. Quiero dar las gracias al equipo y también mandar un abrazo a la gente que está detrás de mí en mis peores momentos, porque hasta hoy ha sido una temporada bastante difícil».

Sequía rota tras 25 carreras: «La racha es consecuencia de no haber trabajado bien durante todo el año. Hemos conseguido hacerlo durante todo este fin de semana, prácticamente con la misma moto desde el viernes y trabajando muy bien. Realmente emocionado».

Un triunfo que no arregla una temporada muy difícil: «Arregla el momento, pero no la temporada. Sí que era muy importante acabar con una victoria, lo llevo diciendo durante muchos fines de semana, y ya está hecha».