El de Rimini regresa al Mundial

El piloto italiano regresará a los circuitos en el GP de Italia, donde tendrá la oportunidad de correr como wild card con el Team Gresini.

Foto: Forward Racing

Después de dos satisfactorias jornadas de test en MotorLand Aragón a los mandos de una Kalex, Mattia Pasini ha vuelto a sentirse piloto. Pero eso no ha sido todo, ya que el Team Gresini ha anunciado que el piloto italiano correrá el GP de Italia como wild card. Será el retorno de Pasini a los circuitos, un piloto que después de 11 temporadas en el Mundial se quedó sin asiento para este año.

Por tanto, la de Mugello será una oportunidad de oro para Pasini de intentar volver a ganarse un puesto en la parrilla del Mundial de Moto2, algo que se antoja complicado. El piloto de Rimini se mostraba «encantado de volver en Mugello , mi Gran Premio de casa, donde ya he ganado dos veces en el pasado», y es consciente de que no puede dejar escapar este tren: «Voy a estar en un equipo con el que siempre he querido correr, así que espero que esta oportunidad sea el comienzo de una nueva etapa para mí en Moto2», asegura Pasini, que será compañero de Xavier Simeon en Mugello.

El italiano se postuló como una de las grandes promesas de su país en sus primeros años en el campeonato, llegando a acumular 10 victorias y un total de 26 podios entre 125cc y 250cc, pero en 2010 su trayectoria empezó a caer en picado y desde entonces no ha vuelto a pisar el podio. El pasado año acabó en la 21ª posición de la general de Moto2 y, pese a negociar con algún equipo, la falta de apoyo y patrocinadores le dejó sin moto para esta temporada. Cabe recordar que Mattia cuenta con una importante lesión en su brazo derecho, en el que le falta movilidad tras un accidente entrenando cuando tenía 13 años.