Tomaron Madrid con el mismo propósito

Los moteros y moteras de España volvieron a hacerse escuchar este fin de semana en la capital. Más de 7.000 personas se congregaron en la manifestación organizada por el colectivo motorista ‘A ras del suelo’ y que contó con el apoyo de la Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas. Alicia Sornosa fue la encargada de leer un emotivo discurso en el que apeló a los derechos de todos los motoristas.

La lucha que mantienen los moteros de España en contra de los guardarraíles vivió un nuevo capítulo el pasado fin de semana en Madrid con motivo de una manifestación convocada por el colectivo motorista ‘A ras del suelo’ que congregó a más de 7.000 moteros y moteras con un mismo objetivo en mente, hacerse ver y sobre todo escuchar para que se preste la atención que merecen los derechos de todos los que formamos el mundo de las dos ruedas en España.

Junto a los organizadores, la manifestación contó con el apoyo de Juan Carlos Toribio, uno de los creadores de la Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas, una asociación que se creó hace muy poco tiempo y que vela por la seguridad y que se garanticen los derechos de los motoristas en Europa. Junto a Toribio, la comitiva contó con una invitada de excepción, Alicia Sornosa, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en una moto.

Todos los manifestantes se citaron en el estadio Santiago Bernabéu, donde Alicia Sornosa leyó un discurso muy emotivo en el que apeló el respeto y la seguridad para y hacia los motoristas de toda España, así como la garantía de sus derechos como conductores y como personas. También tuvo tiempo para criticar todos los castigos emitidos por las administraciones públicas, que tratan a los moteros como unos imprudentes a los que sólo le gusta la velocidad, cuando la mayoría de ellos son un ejemplo en seguridad y en buen hacer sobre la carretera.

Los moteros partieron desde el estadio de fútbol a lo largo del Paseo de la Castellana, la vía desde la cual recorrieron las principales calles de la capital española para terminar su recorrido de nuevo en el Santiago Bernabéu. Todos los comentarios acerca del desarrollo de la ruta fueron positivos, en una jornada donde se volvió a emitir un grito al unísono en defensa de todos los moteros y moteras.