El piloto madrileño consiguió la segunda posición en la prueba inaugural del Mundial de Enduro Extremo. La dureza se adueñó de una cita en la que sólo concluyeron tres pilotos. Jonny Walker es el primer líder de la temporada.

Foto: EnduroPro

Mario Román comienza con paso firme su andadura en el Mundial de Enduro Extremo. El piloto del Zona Paddock Enduro Pro debutó con una segunda plaza en la primera prueba de la temporada, disputada en Italia.

El Hell’s Gate de esta temporada se convirtió en un auténtico tormento para los participantes. De los más de 100 inscritos que se dieron cita en esta prueba, sólo tres pudieron acabarla; la primera criba la provocaba la carrera matinal de enduro, ya que en ella se clasificaban los 30 mejores para disputar posteriormente la prueba extrema, a la que Mario Román accedía con el mejor tiempo.

En ella, las condiciones climatológicas hicieron el resto. Primero la lluvia y después la nieve acabaron con las opciones de un buen puñado de corredores. Uno de ellos era el español Alfredo Gómez, que tenía que abandonar tras perder el asiento de su Husqvarna cuando rodaba en cabeza. Graham Jarvis, que acumulaba cuatro victorias consecutivas antes de iniciar la temporada 2015, también tuvo que poner fin a su participación después de que su moto se hundiera en una cascada.

Las cosas se le ponían de cara a Jonny Walker, uno de los pocos supervivientes de esta prueba por eliminación. El británico conseguía la victoria por delante del español Mario Román y del austriaco Lars Enockl, que cerraba el podio y la clasificación de una cita inaugural que plasmó sobradamente la esencia del Enduro Extremo.