Con sus victorias en el FIM CEV María Herrera se convirtió en un ídolo de masas. Es una chica trabajadora, fuerte y tenaz. Pero a la vez es una chica cordial, educada y cercana, muy cercana; tanto que cuando estás con ella nada te hace parecer que estás con una mujer que ha inscrito su nombre en los libros de historia del motociclismo internacional. Porque María ya ha hecho historia, pero lo mejor es que está dispuesta a seguir haciéndola.

 

Cuando surgió la idea de entrevistar a María Herrera y que ella fuese la protagonista del segundo número de Motorbike Magazine, la propuesta fue aceptada con rotunda unanimidad. Tenemos la suerte de conocer de cerca a María y a su familia, y esto nos ha hecho ser un poco más consciente de la “obra y milagros” de los Herrera. Así pues, pusimos rumbo al castillo Oropesa para darnos cita con María y hablar con ella fuera del entorno habitual de los circuitos.

Entrevista con María Herrera - Motorbike MagazineTras dos años en el centro de alto rendimiento de Barcelona, María ha vuelto a Oropesa, donde seguirá su propia disciplina de entrenamiento.

Tras un 2014 que quiere dejar atrás cuanto antes, María está ante su debut en el Mundial; un hito personal que le ha costado mucho alcanzar y para el que se está preparando a conciencia. Sabe que ha vencido en peleas cara a cara con pilotos que están a un gran nivel, por lo que esta toledana no se conformará con ser una más en la parrilla.

Si hay una frase que pueda definir tu carrera deportiva, sería: de tal palo, tal astilla. Tu padre te inculcó la pasión por las motos desde muy pequeña pero, ¿en qué momento te diste cuenta de que querías dedicar tu vida a esto?
«Fue sobre los 12 años. A esa edad empecé a entrenar más fuerte y algunas veces entrenábamos con Álvaro Bautista. Fue más o menos en esa época cuando me di cuenta de que realmente me gustaba lo que hacía y quería dedicarme a esto».

En aquel momento ya llevabas algunos años compitiendo. Con ocho años ya estabas en la Cuna de Campeones. ¿Cómo recuerdas aquellos años?
«Aquella fue una etapa muy bonita. Recuerdo que estábamos siempre jugando todos los pilotos, era todo muy familiar y nos divertíamos mucho. Al final competíamos entre nosotros, pero siempre había mucho compañerismo. Era una época muy divertida».

En aquellos años erais varias las chicas que competíais en moto, ¿verdad?

«Sí, nos juntamos hasta cuatro chicas, pero sólo permanecemos Ana Carrasco y yo. Coincidimos en la Cuna de Campeones y siempre estábamos juntas, dentro del mismo grupo de amigos. Hemos estado en contacto siempre»

 

maria-3971---copiaEs fácil conectar con María, una chica sencilla que no te hace sentir que estás ante una leyenda del motociclismo.

Pero según vas creciendo este deporte va cambiando y todo se vuelve más competitivo, menos cercano, menos familiar…

«En el salto del Mediterráneo al CEV es cuando ya empiezo a notar más rivalidad y que el ambiente ya no es tan cercano. Es una situación diferente pero esto no tiene porqué cambiarte a ti, así que intentas seguir igual y mantener el mismo grupo de amigos».

Tras tu paso por la Cuna de Campeones saltas al Campeonato Mediterráneo y es allí, en 2011, donde ganas tu primer título.
«Decidimos ir al Mediterráneo como paso previo al CEV, ya que el salto desde la Cuna de Campeones iba a ser demasiado grande. Creo que fue todo un acierto, pues tuve la oportunidad de prepararme bien con una moto de cuatro tiempos y llegué bien preparada al CEV. Esto me permitió hacer una pretemporada muy fuerte y llegar a la primera carrera de  2012 a tope».

La llegada de María Herrera al CEV fue muy sonada. Llegabas de la mano de Álvaro Bautista y como fichaje de Monlau…
«Sí, la verdad es que tenía muchas ganas de llegar; alguno de mis amigos ya habían dado el salto al CEV y yo también quería estar ahí. Álvaro me ayudó mucho en aquel momento, tanto para que no me desconcentrase como para que no me metiese demasiada presión. La verdad es que me ayudó bastante en esos momento y gracias a eso pudimos hacer un buen comienzo de temporada»

A él le hemos visto mucho por el CEV acompañándote en algunas carreras. ¿Qué te aporta profesionalmente?
«Me da tranquilidad. Va los viales del circuito y me da muchos consejos… La verdad es que me ayuda bastante. Tengo la suerte de pasar mucho tiempo con él; entrenamos juntos en motocross y en supermotard, y ahora que he vuelto a Oropesa, también coincidimos en el gimnasio».

Entrevista con María Herrera - Motorbike MagazineMaría Herrera llegó al FIM CEV por la puerta grande demostrando que estaba a un gran nivel, pero en 2013 dejó claro que era capaz de luchar cara a cara contra los más rápidos del campeonato.

El 2013 es el año de María Herrera. No sólo das un importante paso adelante, sino que llega tu primera victoria en una espectacular carrera en Motorland Aragón que tuvo de todo. ¿Cómo recuerdas aquello?

«Fue la oportunidad de salir por primera vez donde me merecía; por fin en la primera línea. Los entrenamientos salieron muy bien y salí a carrera muy motivada, sabiendo que tenía ritmo para estar en cabeza y luchar por el podio. Pero llegué a la parrilla y se me paró la moto, no sé lo que pasó; me tuvieron que sacar a pit-lane y cuando volvía a la formación de parrilla, me pararon en la parte de atrás. Entonces sucedió aquello;  Emilio Alzamora saltó a la pista para que no saliera última, y pude salir desde mi posición»

Después de ese sobresalto, ¿cómo pudiste mantener la concentración de cara a la carrera?
«La verdad es que lo viví como un entrenamiento. No sé muy bien por qué, pero fue la salida que más tranquila hice, y de hecho llegué en cabeza a la primera curva. Me adelantó Alejandro Medina pero estuve tras él y volví a superarle cuando pude; era muy difícil mantener la primera posición, porque tenía detrás un grupo muy fuerte detrás que podía atacar en cualquier momento, pero yo sabía que tenía muy buen ritmo y pude disfrutar mucho durante toda a carrera. La verdad es que la primera victoria nunca se olvida».

En Navarra llega otra victoria que te coloca como candidata al título. ¿Ese segundo triunfo fue el que te convenció para ir en busca del campeonato?
Yo creo que sí. Además quedaban dos circuitos que me gustaban bastante –Valencia y Jerez– y tras las dos victorias, psicológicamente llegaba también muy fuerte. Aún así, no me lo planteé como algo que me generase presión sino más como una prueba de concentración para dar el máximo en las carreras que quedaban».

Entrevista con María Herrera - Motorbike MagazineEn 2013 tenía en sus manos el salto al Mundial, pero una caída en la última carrera se lo arrebató todo.

¿Era ese el objetivo que os habíais planteado para aquella temporada?

«No, afrontamos el año con el objetivo de quedar entre los cinco primeros, ese era un buen resultado. No tenía presión y si quedaba mejor estaba muy bien. Sólo fuimos a por el campeonato cuando nos vimos delante y con opciones de conseguirlo».

En Jerez llegabas con opciones de título, pero una caída te apartó de ello. ¿Se cerraron así también las puertas del Mundial?
«Sabíamos que podíamos ganar el título. Tenía que quedar por delante de Medina y tiré con todas mis ganas; me pasé un poco de frenada, se me fue de atrás y no pude evitar la caída. No sé si fue por eso por lo que no subí al Mundial; la opción de subir estaba ahí pero después de aquella carrera nos dijeron que tenía que quedarme otro año en el CEV para seguir aprendiendo».

Entrevista con María Herrera - Motorbike MagazineCONTINÚA LEYENDO LA ENTREVISTA DE MARÍA AQUÍ POR MARÍA HERRERA – PARTE II