El campeón de MotoGP no perdió detalle del test de su hermano en Jerez

Álex Márquez rodó durante dos jornadas en Jerez con la Honda RC213V del Estrella Galicia 0,0 Marc VDS ante la atenta mirada de su hermano Marc, que acudió para darle consejos en su primer test importante sobre una MotoGP.



Imagina que estás ante tu primer test real sobre una MotoGP y que, durante esos dos días, vas a contar con la ayuda y las indicaciones del vigente campeón de la categoría reina. Pues eso mismo es lo que le pasó a Álex Márquez durante el miércoles y el jueves en Jerez.

Su hermano Marc, disfrutando ya de unas merecidas vacaciones tras cosechar su sexto título mundial, el cuarto de MotoGP, no dudó en viajar junto a su hermano al trazado andaluz para ejercer de “coach”. «Iré allí para ver cómo va, porque me hace ilusión verle con una MotoGP», decía la semana pasada en Valencia. 

La presencia de Álex Márquez en estos test se debió a la ausencia por lesión de Thomas Luthi, por lo que el Team Estrella Galicia 0,0 Marc VDS acudió a su estructura de Moto2 para buscar el sustituto en estas pruebas en Jerez. El pequeño de los Márquez ya se había puesto a los mandos de una Honda de MotoGP en dos ocasiones; una, en los test de Valencia 2014 como premio por su título de Moto3, y otra el año pasado en unos entrenamientos privados en Misano.

Pero ambas ocasiones fueron ligeras tomas de contacto para dar unas vueltas. El de Jerez ha sido el primer test de verdad para Álex con una MotoGP, con la que fue cogiendo confianza a medida que pasaban las vueltas. En la primera jornada completó 34 giros y en la segunda, ya mucho más suelto, dio 57 y mejoró sus tiempos en dos segundos respecto al miércoles.

A Marc Márquez se le pudo ver muy activo siguiendo los pasos de su hermano en estos entrenamientos. El vigente campeón de MotoGP estuvo observando a pie de pista los progresos del #73 y también en el box dándole indicaciones y compartiendo impresiones con los técnicos del Marc VDS. Compartió varias imágenes en sus redes sociales, donde no faltó un divertido pique con Álex.

Además de verle a él, Márquez también tuvo la ocasión de presenciar a muchos de sus rivales de MotoGP, entre ellos el subcampeón, Andrea Dovizioso, que se fue de Jerez con el mejor tiempo dado nunca por una MotoGP (1:37.663).

Álex Márquez concluyó con un mejor registro de 1:39.782, con una nueva experiencia bajo el brazo y el mejor consejero que podría tener. ¿Veremos al ilerdense debutar en MotoGP en 2019? Por lo pronto, su próximo objetivo será luchar por el título de Moto2 la próxima temporada después de un 2017 en el que ha logrado tres victorias.