Buen paso al frente del bicampeón de MotoGP en los test de Phillip Island, en los que ha terminado segundo de la clasificación combinada tras marcar el mejor registro del último día. El trabajo del equipo y del piloto español en la puesta a punto, sobre todo en las áreas del el motor y la electrónica, empieza a dar sus frutos. Sin embargo, el de Honda no lanza las campanas al vuelo y asume que Qatar será más difícil para ellos.

Marc Márquez ha podido aclarar en Phillip Island muchas de las dudas surgidas hace dos semanas en Sepang. El piloto del Repsol Honda se encuentra cada vez más cómodo sobre la RC213V 2016 y parece que desde su equipo han dado con la tecla a la hora de ajustar la nueva electrónica unificada. El de Cervera admitía ayer que habían logrado una buena base en este apartado y hoy ha conseguido la primera posición, además de mostrar un gran vuelta a vuelta.

El tiempo de hoy le ha servido a Marc para acabar en la segunda plaza de la clasificación combinada de las tres jornadas a 27 milésimas de Maverick Viñales. Las sensaciones han sido buenas para el 93, que empieza a sentirse a gusto encima de su Honda: «El balance de estos tres días es muy bueno. Hoy especialmente estoy muy contento, porque hemos dado un gran paso adelante. Por la tarde he logrado mantener un ritmo rápido de forma consistente y ha sido la primera vez esta pretemporada que me he empezado a encontrar bien con la moto y los neumáticos nuevos».

Pese a los excelentes resultados, no todo ha sido de color de rosas para él, puesto que ha sufrido una caída en los instantes finales del día: «La lástima es que al final de la sesión hemos querido probar otra cosa más, pero era tarde y estaba tirando fuerte al mismo tiempo, y entonces me ha deslizado la rueda delantera y me he caído. Lo importante es que estoy bien y que el trabajo ha sido positivo», comentaba al respecto.

El catalán hablaba también sobre la mejora con la electrónica y la puesta a punto, algo que ha sido clave para progresar en Australia: «Ayer nos concentramos en ajustar la electrónica y en encontrar una buena base, y hoy creo que hemos hecho un gran trabajo buscando un buen equilibrio en la puesta a punto de la moto». Por último, Marc se mostraba prudente y subrayaba que en Qatar esperan sufrir más: «Honda ha hecho un gran trabajo en la electrónica y aquí hemos logrado una buena base, pero tenemos claro que esta pista es especial. En Qatar esperamos sufrir más; no espero que allí seamos los más rápidos, pero trataremos de ser competitivos».


Te puede interesar