Positiva jornada para el piloto español, que confirma los progresos de Honda en estos test de Phillip Island. Pese a que admite que aún han de mejorar en algunas áreas, Márquez es optimista tras la segunda posición obtenida hoy.

Marc Márquez ha completado su mejor sesión de entrenamientos en lo que va de 2016. La buena climatología en la segunda parte de la jornada ha permitido a los pilotos rodar en seco y extraer conclusiones más fiables que las del primer día, que en el caso del piloto del Repsol Honda son positivas. Marc ha terminado segundo a 161 milésimas de Maverick Viñales y muy satisfecho con el paso adelante que tanto él como el equipo han dado respecto a los ensayos de Sepang.

Crónica y clasificación del segundo día
Test Phillip Island 2016: Maverick Viñales apunta alto

«Hoy hemos sido capaces de rodar en seco durante todo el día, y creo que podemos sacar buenas conclusiones de las pruebas que hemos hecho, porque parece que aquí hemos encontrado una configuración base con la electrónica que puede funcionar bien», comenzaba explicando el catalán.

Pese a las buenas sensaciones, Márquez es prudente con los avances al tratarse de una pista peculiar como la de Phillip Island. Aun así, su lectura era optimista: «Es cierto que se trata de un circuito algo especial, en el que hay que tener cuidado con lo que se prueba, porque puede no resultar útil en otros circuitos, pero estoy contento por cómo ha ido el día en general».

Además, el bicampeón de MotoGP añadía que aún queda margen de mejora de cara a la última jornada de test en Phillip Island: «Veremos si podemos seguir mejorando mañana, porque creo que todavía podemos hacer un gran progreso con el equilibrio de la moto; aún no me siento del todo cómodo con ella». Por último, dejaba claro que el trabajo invernal está empezando a dar sus frutos: «El equipo, Honda y yo estamos empujando con todas nuestras fuerzas y cada vez estamos más cerca».