Marc Márquez ha celebrado su 23 cumpleaños sobre su Honda RC213V en la primera jornada de los test de Phillip Island, que ha estado pasada por agua. El catalán ha completado un total de 20 de vueltas, con un mejor tiempo de 1:35.354 que le ha servido para concluir en la 12ª posición a más de tres segundos del registro de Petrucci.

El piloto del Repsol Honda Team ha llegado a liderar la jornada pero no ha salido a pista en la última parte de la sesión, cuando las condiciones del asfalto eran algo mejores, lo que ha permitido a la mayoría de pilotos rebajar sus registros. Pese a las dificultades, el 93 hacía una lectura positiva del día: «El primer día en Australia ha ido bien, pero ha sido difícil por el tiempo que hemos tenido. En las dos primeras salidas hemos probado los neumáticos de lluvia y me he encontrado bastante cómodo, con mucho agarre del neumático trasero. También he montado el compuesto intermedio, pero es difícil saber cuándo se puede utilizar». Pero además de aprovechar para probar los Michelin en lluvia, Márquez aseguraba que también «era importante probar la electrónica en estas condiciones, porque es la primera vez que hemos rodado con ella sobre mojado, y ha funcionado bien».

El de Cervera se lamentaba por no poder aprovechar la jornada por culpa de la meteorología: «Ha sido una lástima, porque era complicado obtener información; constantemente cambiaban las condiciones de seco a mojado, debido a la lluvia intermitente y al viento. Al final del día ha mejorado un poco, pero hemos preferido no volver a rodar, porque la previsión meteorológica nos indica que mañana mejora». Marc ha protagonizado uno de los momentos del día, después de encontrarse en pista con Rossi por primera vez desde el incidente de Sepang.


Te puede interesar