En plena lucha por intentar pasar a la Q2, Marc Márquez ha evitado una caída que podría haber sido bastante peligrosa.

El piloto del Gresini Racing cogió la referencia de Enea Bastianini para tratar de asegurar el acceso a la Q2, pero su intento a rueda de Bastianini se acabó muy pronto.

Al llegar a la curva 2, a Márquez se le cerró la dirección y consiguió evitar una caída que, en caso de haberse producido, habría sido muy dura, ya que el neumático delantero estaba apuntando en dirección hacia el muro.

El #93 logró salvar la caída y se fue largo, abortando esa vuelta con un buen susto en el cuerpo. Esa situación ya le pasó en ese punto a Jack Miller en 2017; en ese caso, el australiano no pudo evitar la caída y sufrió uno de los incidentes más pavorosos que se recuerdan en la historia reciente en MotoGP.