Márquez asume el cambio generacional de MotoGP, pero se ve preparado para plantar batalla

Marc Márquez afronta su segundo Gran Premio tras reaparecer en MotoGP y asegura que el apartado físico sigue siendo su principal limitación. No cree que físicamente la situación sea muy diferente a Portimao y cree que todo mejorará para él cuando acabe el tratamiento antibiótico que sigue desde diciembre debido a la infección que le provocó la segunda operación. Ensalza a Pedro Acosta, al que ha aconsejado en la rueda de prensa de Jerez.


Regreso a Jerez, el lugar en el que se lesionó: «Portimao fue un fin de semana especial en todos los sentidos, pero aquí pienso que ya está todo más tranquilo. Lo afronto como un fin de semana normal. Lo cierto es que no es que mi situación física sea muy distinta, sino que más bien es muy similar. Espero pilotar mejor desde el primer entrenamiento libre, mi objetivo es intentar ser más estable físicamente a lo largo de todo el fin de semana en un circuito que conozco y del que guardo buenos y malos recuerdos, aunque más buenos que malos».

El límite sigue estando en su condición física: «No nos marcamos ningún objetivo claro. Simplemente, pilotar la moto, rodar y hacer kilómetros. Ya sabemos dónde tenemos el límite, que no está en la moto, ni en los neumáticos, sino en mí mismo. Sabemos dónde está mi límite y dónde hay que mejorar, pero necesitamos tiempo, días y kilómetros sobre la moto».

Sin rodar en moto entre Portimao y Jerez: «Después de Portimao y hasta aquí básicamente he entrenado un poco en el gimnasio y también ciclismo, pero con calma. La verdad es que mi cuerpo ya me estaba pidiendo cierto relax después de Portimao. Una cosa es el hueso y el músculo, y otra es que todavía estoy tomando muchos antibióticos y se necesita mucho tiempo para recuperar. Es difícil sentirse así a los 28 años, pero la verdad es que sé que muy pronto acabaré con los antibióticos y todo se volverá un poco más fácil. Me quedé en casa, relajado y entrenando un poco».

Vio de nuevo la carrera de Portimao y tomó apuntes: «Mi posición sobre la moto aún no es la correcta, sobre todo en las curvas a derechas. Necesito mejorar la posición del codo derecho, que no está funcionando del todo bien, sobre todo en las dos últimas curvas, en las que tenía muchas dificultades. Al principio de la carrera me adelantaron en todas las curvas y por eso creo que no estaba en la posición correcta. Después empecé a mantener mi ritmo e hice mi carrera. Es extraño tener que decir eso, pero en realidad es mi pretemporada y necesito hacer kilómetros sobre la moto para que mi condición física vaya mejorando. Tiempo, kilómetros y muchas más vueltas».

Posibilidad de trabajar en la puesta a punto y descontento entre los pilotos Honda con el nuevo chasis: «Honda está trabajando para introducir nuevos elementos, pero ahora no estoy en la mejor posición. El límite ahora lo pone mi condición física y es en donde tengo que trabajar más. Por el momento planificamos arrancar con una moto muy similar a la de Portimao y luego, durante el fin de semana, ir entendiendo cosas, si utilizaremos las especificaciones del año pasado o introduciremos cambios. Antes tengo que ver cómo me siento sobre la moto. Si me siento bien probaré cosas nuevas, pero si no continuaré rodando y mejorando otras áreas. Honda está trabajando, pero es cierto que está en una situación difícil porque tanto tiempo sin podios o sin victorias lo complica. Están trabajando y dando el máximo, pero ya veremos si podemos estar en lo más alto lo antes posible».

«Por supuesto que hay cambio generacional, pero yo aún me siento joven y competitivo»


Ensalza nuevamente a Pedro Acosta, con quien coincidió y habló antes de la rueda de prensa: «He hablado con él antes de la rueda de prensa. Pilota bien, es rápido y eso se ve en los resultados. Por eso está aquí, entre pilotos de MotoGP a los 16 años. Es un poco difícil de aceptar, ya que quizá es demasiada presión, pero le he dicho que se olvide de todo y piense en este momento, que es un talento joven. Si gana el domingo estará bien, pero si acaba entre los cinco o diez primeros también. Es sólo su primer año y es el momento de disfrutar. Le he dado la enhorabuena porque está pilotando de una manera increíble y llegará muy pronto. Estaré o trataré de estar ahí con él, pero será pronto el momento en el que estará corriendo con nosotros».

Pide calma con Acosta: «Ya sabéis que mi filosofía es la de ir paso a paso. Cuando ya sientes que Moto3 se te queda pequeño, pasar a Moto2 y así sucesivamente hasta MotoGP. Ese fue mi camino y no creo que sea la decisión suya cuando sólo tiene 16 años, será la decisión de su equipo y de su gente. Dejémosle que pilote, que disfrute, que es lo más importante. Hemos quemado a muchos pilotos demasiado jóvenes ejerciendo demasiada presión, pero por el momento él está disfrutando, tiene 16 años y puede ganar este campeonato. Es difícil de aceptar y asimilar el plan que estás haciendo con sólo 16 años. Es uno de los pilotos de Moto3 y del campeonato que mejor está pilotando, así que lo mejor es que siga pilotando y que disfrute. Ya llegará».

Marc Márquez era el mayor en la rueda de prensa, algo poco habitual a lo largo de su trayectoria y que denota que ya hay un relevo generacional: «Por supuesto que lo hay, es normal. Es el deporte, es la vida. Es cierto que ahora llegan jóvenes talentos de Moto2 y llegarán talentos aún más jóvenes a Moto2 y Moto3, pero yo aún me siento joven, tengo 28 años. Me siento motivado para continuar y también para seguir aprendiendo de todos ellos. Es cierto que volver después de estar fuera de los circuitos un año no resulta fácil y ves que algunos de ellos han cambiado su estilo de pilotaje, que algunas motos han cambiado mucho y sólo ha pasado un año, pero han cambiado bastantes cosas y es interesante verlo. Cuando llegan nuevas generaciones me sigo sintiendo competitivo, pero llegará un momento en el que tenga que aceptar que las nuevas generaciones están pisando fuerte y tú estás bajando. Y entonces te retiras o continuas, pero cuando no me sienta competitivo para ganar carreras decidiré quedarme en casa. Estoy aquí para luchar con todos ellos».

Sobre las críticas en redes sociales, los haters y la situación de Viñales, que acabó dejando Twitter: «Las redes sociales pueden ser muy positivas, pero también muy negativo. Se fomenta la conexión con los aficionados y te puedes sentir más cerca de ellos, pero dependiendo de la personalidad puede ser algo muy negativo para uno. Es cierto que lo que yo odio de las RR.SS. son las 'fake news' (noticias falsas) y las cuentas falsas. Debería ser distinto, que para crear una cuenta hubiese que poner el número de DNI o el del pasaporte. No es así y por eso no leo demasiado las redes, ya que puedes perder muchísimo el tiempo. Lo veo algunas veces, pero sobre todo cuando tengo algo importante tengo a una persona que me dice si hay algo que tengo que mirar, pero desde 2015 lo he retirado de mi vida. Está ahí y lo cuido cuando estoy en casa, pero la verdad es que no quiero gastar tanto tiempo en eso».

 

No opina sobre qué habría que hacer para mejorar la situación en las redes: «No me preocupo mucho, no es mi problema. MotoGP está haciendo un gran trabajo y hay personas que siguen MotoGP sólo por las redes sociales. Las veo como algo positivo. Aportas un punto de vista, un poco de tu vida personal, a veces sientes una conexión un poco más especial o mayor con los seguidores, pero es cierto que algunos de ellos pueden ser 'haters'».

Deja una respuesta

Volver a la home