Desde Montmeló, acumula 201 puntos de 250 posibles

Haga calor, frío, llueva poco o llueva mucho, haya condiciones mixtas o de seco total… Marc Márquez siempre está en las primeras posiciones. Su regularidad es extraordinaria en una temporada repleta de altibajos para el resto de sus rivales. Desde el GP de Catalunya acumula nueve podios -cinco victorias- de diez posibles, y cuando no subió al podio fue por una rotura de motor. En Sepang podría sentenciar el título.



Parece sorprendente decir que MotoGP 2017 está muy cerca de coronar a Marc Márquez como campeón cuando hace sólo cuatro meses salía del GP de Italia a 37 puntos del líder del campeonato. El piloto del Repsol Honda ha conseguido dar un vuelco radical a la situación en una temporada que está siendo apasionante y repleta de altibajos para los primeros clasificados. También lo fue para Marc en las seis primeras carreras del año, en las que consiguió sólo dos podios, se quedó fuera en otras dos carreras y acumuló dos ceros.

Sin embargo, mientras la tendencia de altibajos se ha mantenido para pilotos como Dovizioso, Pedrosa, Rossi o Viñales, Marc Márquez ha encontrado una constancia a partir de Montmeló que le ha servido para marcar la diferencia y tener muy cerca su cuarto título de la categoría reina. Y es que al piloto de Cervera no hay condición que le inquiete o que le haga bajar el nivel, mientras que hemos visto al resto ‘pinchar’ en diferentes ocasiones en función del circuito o la meteorología, tanto con la caída de precipitaciones como con la variación de temperaturas.

Honda y Márquez, sobre todo en ese lado del box, han conseguido equilibrar la balanza a medida que han ido pasando los meses y las carreras. La Honda RC213V empezó un paso por detrás de la Yamaha e incluso de la Ducati, pero paulatinamente consiguieron encontrar ese equilibrio que les ha hecho ir rápidos en todos los circuitos. Marc tampoco ha tenido problemas de neumáticos, y si los ha tenido al menos no se ha quejado de ellos.

El staff técnico de Marc, el trabajo de HRC para evolucionar durante el año -deja vú de 2016- pese a las limitaciones técnicas con la congelación de motores y, sobre todo, el propio Marc y su actitud, han sido las claves para este radical giro de los acontecimientos. Si algo suele diferenciar a Márquez del resto, es que no acostumbra a pronunciarse airadamente cuando hay problemas, vengan de donde vengan. Arrancó la temporada con el déficit de aceleración que arrastran desde 2015 y ya antes de mitad de temporada sabía que no iba a haber mejoras, que había que aguantarse con lo que había y sacarle el máximo partido. Así lo pronunció en Assen cuando le preguntaron cuándo espera que se pudiera evolucionar la moto: «Esperemos que el año que viene, no espero antes. Tenemos esto y hay que intentar gestionarlo de la mejor manera». Y punto…

«Es difícil asegurar que la Honda es la mejor moto, ni siquiera la más equilibrada, cuando de las cinco que hay en parrilla sólo Márquez es capaz de llevarla siempre a los primeros puestos. Y para ello se ha caído ya 24 veces»

En ese momento venía de caerse cinco veces en Montmeló y de salvar los muebles con una valiosa segunda posición en carrera, y había sido tercero en esa carrera de Assen. Luego llegó la victoria de Sachsenring que le sirvió para ponerse líder del campeonato. Entre tanto, Viñales, Rossi y Yamaha se perdieron por el camino utilizando un nuevo chasis que sólo fue efectivo con la victoria de Rossi en Holanda; Dovizioso alternaba victorias con carreras fuera del podio, y Pedrosa podios con decepciones como las de Assen, sufriendo de lo lindo bajo la lluvia.

Con el trabajo cumplido a mitad de temporada, en lugar de irse de vacaciones, en Honda se fueron de test a Brno. Allí encontraron algo más que ha hecho que el conjunto Márquez-RC213V llegase a un equilibrio fundamental para estar arriba en cualquier circuito y condición. Austria, el trazado en el que quizá más sufrieron el año anterior, fue la mejor prueba de ello. Márquez fue segundo tras una lucha colosal con Dovizioso. «Aquí teníamos un balance de la moto totalmente diferente. Los técnicos le han dado muchas vueltas pensando, pero yo también le he dado muchas vueltas pensando cómo cambiar y cómo adaptar mi estilo de pilotaje», declaró entonces. Evolucionar la moto e intentar poner con su pilotaje lo que le falta, ¿quizá sea esa la clave del éxito?

Los números sirven para responder esa cuestión con un “sí” rotundo. Es difícil asegurar que la Honda es la mejor moto, ni siquiera la más equilibrada, cuando de las cinco que hay en parrilla sólo Marc es capaz de llevarla siempre a los primeros puestos. Y para ello se ha caído ya 24 veces, 22 de ellas en entrenamientos buscando los límites. Crutchlow, también con Honda, lleva 22 caídas. A ambos sólo les supera Sam Lowes. Sigue siendo una moto algo crítica.

«La regularidad de Márquez a partir de Montmeló es espectacular. 201 puntos de los últimos 250 en juego, por los 157 de Dovizioso, los 113 de Rossi, los 112 de Viñales y los 107 de Pedrosa en ese mismo lapso de las diez últimas carreras»

HOnda MotoGP Australia 2017 Carrera - 8

La regularidad de Márquez a partir de Montmeló es espectacular: cinco victorias -Sachsenring, Brno, Misano, Aragón y Phillip Island-, tres segundos puestos -Montmeló, Austria y Motegi- y un tercero -Assen-. 9 podios en las 10 últimas carreras, y en la que falta fue una rotura de motor lo que le dejó fuera de carrera. 201 puntos de los últimos 250 en juego, por los 157 de Dovizioso, los 113 de Rossi, los 112 de Viñales y los 107 de Pedrosa en ese mismo lapso de las diez últimas carreras.

Un fin de semana como el de Australia, en el que cinco sesiones fueron en seco -incluida la carrera- y otras dos en lluvia, acabó liderando cinco entrenamientos de seis, ganó la carrera y en en el entrenamiento que no lideró se quedó a cinco milésimas del más rápido; lo que demuestra que es el piloto más camaleónico de la parrilla, una cualidad fundamental en una temporada tan igualada y con tantísimas vicisitudes como esta.

Todo ello, recuperando el ADN ganador que dejó perdido por el camino en 2016 para recuperar un cetro que había cedido el año anterior. Porque en todo lo que ha ganado este año y en los duelos que perdido, ha asumido riesgos. Aún no ha conseguido su cuarto título en MotoGP, pero el domingo tendrá su primera posibilidad en Sepang. Analizando fríamente los números, es el que más se merece lograrlo, porque en este apoteósico MotoGP 2017, Marc Márquez es el piloto que siempre está ahí.

NombreMarc Márquez
Dorsal93
PaísEspaña
MotoHonda RC213V 2017
Ver ficha completa