Maratonianos entrenamientos de Marc Márquez en Tailandia, con dos jornadas rozando las 100 vueltas

Tercero en la tabla de tiempos, pero dando muestras de superioridad en tandas largas. Marc Márquez no dejó de trabajar pese a que la Honda RC213V parece estar muy ‘en el sitio’. Fue, con diferencia, el piloto que más kilómetros completó en las tres jornadas en Buriram.


Una vez más, Marc Márquez demostró que sin trabajo no hay recompensa, por mucho que el resto de ingredientes necesarios para conseguir el éxito estén representados. Es el vigente campeón de MotoGP, el hombre a batir, posee un talento innato y ha empezado el 2018 con la que probablemente sea la mejor Honda RC213V de los últimos años, al menos como punto de partida. Con todo y con eso, el piloto del Repsol Honda no se relajó ni un instante y salió a por faena desde que se puso verde el semáforo del pit-lane en la primera jornada.

Y salir ‘a por faena’ desde hace un par de años para Marc Márquez va mucho más allá de aparecer en la foto como el piloto más rápido del día: trabaja incansablemente en probar todo, en sacar conclusiones y en buscar el mejor ritmo de carrera posible, dejando el time-attack en un segundo plano. En este inicio de pretemporada lo está llevando más a rajatabla que nunca y por esa razón es piloto más temido cuando han transcurrido seis días de pretemporada, pese a que sólo ha liderado uno de ellos.

Los primeros entrenamientos del año se han convertido en auténticas maratones para Márquez. En Sepang dio un total de 194 vueltas en los tres días, siendo sólo superado en esa parcela por las 211 de Maverick Viñales. Pero en Buriram rizó el rizo siendo, con diferencia, el piloto que más trabajó a los mandos de su moto.

El primer día fue más o menos tranquilo, con ‘sólo’ 78 vueltas, pero a eso le acompañaron dos jornadas de 97 y 96 giros, respectivamente. En total, Márquez realizó en tres días 271 vueltas al Chang International Circuit de Tailandia, lo que da como resultado 1234,1 km.

El siguiente piloto que más vueltas dio fue Takaaki Nakagami, con 248, lo que supone 1129,3 km, 105 menos que los que hizo Márquez. Entre los aspirantes al título, el siguiente que más giros completó fue Maverick Viñales, que dio 229 para un total de 1042,8 km. Pilotos como Lorenzo -189- o Dovizioso -196- no llegaron a las 200, Rossi las pasó por poco -209- y Pedrosa, el más rápido en los test merced a un ‘tiempazo’ en la última jornada, se quedó en 224.

Márquez fue una auténtica peonza en Buriram, y no es casualidad que saliera del trazado tailandés siendo el piloto con las ideas más claras en lo que va de pretemporada. Probó todas las novedades que llevó Honda a Buriram, con el basculante de carbono y los nuevos apéndices aerodinámicos como las más destacadas, y fue de los que más exprimió los neumáticos más duros que había en estos entrenamientos, que probablemente serán los que se lleven al GP de Tailandia en el mes de octubre. Con ellos hizo un simulacro de carrera de 20 vueltas, 10 de las cuales fueron en tiempos comprendidos entre el 1:30.8 y el 1:30.9, así como otras nueve en 1:31 bajos. «El long run ha salido muy bien. Estaba contento. Lo he hecho en la hora que hacía casi más calor, he podido hacer un simulacro bastante competitivo con la goma con la que peor me encontraba, que parece que serán la que traerán a carrera», afirmaba el de Cervera al respecto en Movistar MotoGP.

Aún queda un mes para que dé comienzo la temporada de MotoGP 2018, pero el favoritismo del #93 en las quinielas por el título no ha parado de reforzarse durante la pretemporada. Que la nueva Honda RC213V funciona está fuera de duda y que el piloto ilerdense está aprovechando el invierno mejor que nadie, también. Una de las premisas fundamentales de su éxito es el trabajo; de hecho, hasta trabaja sus espectaculares salvadas marca de la casa. Es el piloto que quizá tenga las cosas más de cara en el inicio del año, pero no por ello deja nada al azar. Con Marc Márquez nada es casualidad.