«Me ha venido bien la caída, porque me puede pasar en carrera»

«Más que el resultado, más que el día, es la confianza con la moto lo que ha mejorado respecto a Qatar», dice Marc Márquez tras liderar el FP1 y acabar tercero en la Práctica.


Marc Márquez empieza a afinar el tiro con la Ducati y a encontrarse cada vez más cómodo. Este viernes, en el que ha liderado por la mañana y ha acabado tercero por la tarde, es una clara muestra de ello.

El ocho veces Campeón del Mundo ha aprovechado las condiciones difíciles de la mañana, con mucha suciedad en pista, para marcar la diferencia. Y por la tarde, con la pista ya en mejor estado, ha rodado en un ritmo muy constante con neumáticos usados y ha sido certero en el time-attack para acabar tercero.

Tras un viernes muy sólido, el piloto del Gresini Racing buscó dar otro empujón con el último neumático, pero sufrió una leve caída en la curva 5 estando detrás de Bagnaia y Mir. Aun así, el balance de la jornada era muy positivo por parte del #93... pero sin lanzar las campanas al vuelo.

«Ha sido un buen viernes. Hemos empezado y enseguida, en una pista diferente, hemos visto que podía ir bien. Soy consciente y realista de que tenemos que coger el día de hoy un poco con pinzas. Se ha ido rápido, pero no muy rápido, porque la pista estaba muy especial y resbaladiza, y ese ha sido siempre uno de mis puntos fuertes, con la pista está un poco rara. Pero aparte de eso, he podido trabajar bien de cara a la carrera con los neumáticos, hemos hecho un pequeño cambio en la moto con el que me he sentido con más confianza, y estamos yendo en la dirección justa. Más que el resultado, más que el día, es la confianza con la moto lo que ha mejorado respecto a Qatar», decía ante los medios españoles que nos encontramos en Portimao.

Después de ese buen inicio en Portimao, se queda con las sensaciones tras un pequeño cambio de puesta a punto que le ha dado otra pizca de confianza con la Ducati: «Para mí, lo más importante es que hemos hecho un cambio de puesta a punto que me ha ayudado. Estamos en un proceso en el que tenemos que encontrar la dirección. En Qatar pilotaba conservador, entre comillas, pero no era así: era falta de confianza, con falta de conocimientos. Aquí hemos hecho un cambio en la puesta a punto, pequeño, pero me ha ayudado un poco. Tenemos que ir encontrando la dirección para incluso rodar más rápido, porque siento que aún hay margen». 

Marc Márquez, durante los entrenamientos del viernes en Portimao

Foto: Gresini Racing

Su pérdida en el último sector: «Las curvas largas a derechas son uno de los puntos débiles de mi pilotaje»


Le hemos preguntado por su gran escollo del día: el último sector, sobre todo en la última curva, en la que se dejaba mucho tiempo respecto a sus rivales: «Soy consciente de que esas curvas largas a derechas son uno de los puntos débiles de mi pilotaje. Es ahí donde tengo que entenderlo hoy para minimizar el daño allí. En otros puntos del circuito consigo ser constante y efectivo, pero allí estoy perdiendo más de lo normal. A ver si en vez de dos o tres décimas, podemos perder una o una y media, y eso me permite estar un poco más cerca», respondía a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

Sobre su caída, la segunda con la Ducati y la primera con la temporada en marcha, explicaba que había llegado «en uno de los puntos más críticos del circuito, que es esa frenada en bajada», y provocada, en parte, por los 'vicios' de pilotaje que aún arrastra después de 11 años con la Honda: «Simplemente, ha salido mi instinto, a lo que vengo habituado con la Honda, que cuando se movía un poco en la frenada, iba rápido al vértice derrapando un poco, sobre todo si era curva de izquierdas. Y conseguía frenarla, sobre todo si era neumático nuevo. Lo he intentado igual con la Ducati, pero he visto que los puntos fuertes de la Ducati son otros y los tengo que entender. Me he caído por un error mío, pero lo más importante es que he podido ser constante en los tiempos rodando solo, y una vez más he visto que con la Ducati detrás de otro piloto sufro más que yendo solo». 

le queda la lectura positiva de que es una fase más en su aprendizaje con la Ducati: «Nunca es bueno caerse y caerse resta, pero hay que caer y caen todos. La mayoría de caídas son en esos últimos minutos de la Práctica 1 y en la clasificación, porque se va al límite y cuando sabes que vienes bien en una vuelta, y vas pasado como me ha pasado a mí, he intentado entrar igualmente y me he caído. Pero también son fases que tengo que ir entendiendo. Me ha venido bien tener esta caída, porque me puede pasar perfectamente en carrera. Ese estilo de maniobra lo he hecho muchas veces en el pasado y he visto que tengo que estar más atento». 

Hablando de los neumáticos, ha dejado claro que el blando delantero no es una opción para él y que cada vez interpreta mejor qué necesita con la Ducati: «El blando delantero a mi no me ha gustado desde esta mañana. En Honda lo tenía muy claro y aquí cada vez tengo más claro con esta moto que es lo que necesito para ir más rápido».