«Era muy difícil entender la situación»

Después de lograr su cuarta victoria de la temporada, Marc Márquez trató de explicar cómo ha sido una de las carreras más locas de la historia de MotoGP, en la que se llevó el triunfo ante los británicos Bradley Smith y Scott Redding.

Misano era uno de los tres escenarios del actual calendario -junto a Motegi y Phillip Island- que no había visto ganar a Marc Márquez en la categoría reina. Hasta hoy. En una carrera loca, en la que la mayoría de pilotos cambiaron hasta dos veces de moto, el de Cervera empleó la estrategia adecuada para tachar el Gran Premio de San Marino de su lista.

El 93 valoró de forma global lo sucedido en el Misano World Circuit Marco Simoncelli, otorgando gran importancia tanto al equipo como a Honda:

«Ha sido una carrera muy rara pero estoy contento con el resultado final. Es difícil explicar todo lo que ha pasado, pero creo que la clave ha sido el segundo cambio de neumáticos. Ahí hemos marcado la diferencia y aunque no lo parezca, yo no he decidido todo; el equipo me ha informado muy bien de la situación desde la pizarra y me han ayudado a decidir cuándo tenía que entrar a cambiar la moto y tengo que agradecérselo.

También a Honda, porque seguimos trabajando y dando el máximo –aunque las opciones de título sean pocas–. El objetivo hasta final de año será el mismo: ganar cuantas más carreras mejor».

Marc resumió el momento clave de la prueba de esta forma:

«Estaba cerca de las Yamaha, y veía que (Jorge) Lorenzo y (Valentino) Rossi estaban sufriendo mucha degradación; que mi moto empezaba a moverse y empezaba a perder mucho tiempo, así que pensé: “vale, es el momento de cambiar”. Cuando cambié vi la pista seca. El asfalto es nuevo y cuesta ver dónde está mojado. Pero es fantástico volver al podio; el objetivo era la victoria así que estamos muy felices».