Marc Márquez llega líder a Le Mans

Tras ganar en Austin y Jerez, Marc Márquez se planta en la quinta cita de la temporada en lo más alto de la clasificación provisional con 12 puntos de ventaja sobre Johann Zarco. El piloto del Repsol Honda llega lanzado y con muy buenas sensaciones tras las últimas carreras y tras los test de Mugello.


«¿Cuál es el rumor más loco que has escuchado sobre ti?», le preguntaban a Marc Márquez en la ronda de preguntas de los fans de la rueda de prensa del GP de Francia. «¿El rumor más loco? Ha habido muchos, pero probablemente el de que soy gay», contestaba Márquez entre risas. «Un periodista escribió eso. Yo los respeto al máximo, pero no soy así», añadía el piloto del Repsol Honda.

Esta pregunta y su consiguiente respuesta han dado pie a la primera pregunta del “corrillo” de Márquez con los medios españoles que nos hemos desplazado a Le Mans. «Creo que lo soltó una web de estas impresentables, de las que se lo inventan todo. No diré el nombre, pero es de esas que ponen lo que sea para que le des click. Hay rumores de todo tipo, pero he soltado ese porque que la gente se reiría y a mí me da igual», explicaba a continuación.

Cerrado ya este capítulo anecdótico, Márquez ha hablado sobre lo que espera de este fin de semana tras las victorias de Austin y Jerez. Llega a Le Mans, una pista que se les ha atragantado en los últimos años a los de la marca del ala dorada, y en la que él se fue al suelo en 2016 y 2017: «Veremos aquí. Jerez fue mejor de lo que me esperaba inicialmente, porque pensaba que un podio ya estaría bien. Ya había comentado que si iba bien en Jerez, Le Mans y Mugello, es que estábamos muy bien. De momento hemos pasado una y en el test de Mugello también fue muy bien, pero luego veremos qué pasa en carrera. Le Mans es la mayor prueba de fuego, porque para nosotros no ha sido muy bueno a nivel de palmarés, pero creo que será mayor prueba de fuego para Yamaha. Si no van bien aquí, es que están mal; pero pienso que sí que irán bien porque hay una Yamaha que está segunda en el campeonato a 12 puntos».

Para Márquez, la clave de dar un paso adelante en Le Mans respecto a las temporadas anteriores es haber mejorado en la aceleración: «Es uno de los puntos donde más sufríamos en las pasadas temporadas, por la electrónica, y es el punto en el que más hemos mejorado este año».

Mugello, un buen test… y una fea caída


El vigente campeón de MotoGP fue el más rápido en los test de Mugello, según los tiempos “oficiosos” que se filtraron, pero también sufrió una fea caída cuando salió a rodar en condiciones: «Fue el palo más grande que llevo en lo que va de temporada», comentaba al respecto, añadiendo que la caída había llegado porque «soy un poco cabezón. Me dijeron que no saliera en agua, pero vi que nadie salía y salí porque había cosas que probar. En una de esas se me cerró (la dirección); me levanté algo conmocionado, pero fue sólo el susto».

El #93 extrae muy buenas conclusiones de cómo fueron las cosas durante la jornada de pruebas que realizó en Mugello: «Lo importante es que en mi cuarta vuelta ya fui más rápido que en mi vuelta rápida del año pasado. Eso es algo significativo y que me tranquilizó. Estábamos muy a la par con las Ducati, que siempre van rápido allí».

Sobre los cambios probados en el trazado toscano, Márquez desvela que «se verán aquí este fin de semana, porque es algo que se ve… Trabajamos en aerodinámica y en cosas de la electrónica, que siempre se puede mejorar».