Marc Márquez empieza como líder la segunda mitad de MotoGP 2017

El líder de MotoGP y vigente campeón habla sobre lo que espera de esta segunda mitad de temporada, después de un inicio de temporada apasionante y muy apretado en la categoría reina. Márquez, que probó un nuevo chasis en el test que hizo en Brno hace dos semanas, ha admitido que no lo usará.



Después de un mes de parón para recargar pilas, el Mundial de MotoGP 2017 ya está de nuevo en marcha. El circuito de Brno acoge la segunda mitad de una temporada que, en la categoría reina, está siendo una de las más emocionantes de todos los tiempos. Sólo 10 puntos separan a los cuatro primeros clasificados -26 a los cinco primeros-, lo que hace prever una segunda mitad de curso bastante intensa.

Marc Márquez llega como líder a este segundo tramo del año, con cinco puntos de ventaja sobre Maverick Viñales, su más inmediato perseguidor. Tras dejar los deberes hechos antes del parón estival, el piloto ilerdense ha podido disfrutar de unas buenas vacaciones, en las que tampoco faltó trabajo con el test realizado en Brno hace dos semanas. Allí, probó un chasis nuevo que no ha acabado de convencerle: «Las vacaciones se han terminado y ya estamos en modo carrera. Ha habido tiempo para todo; para desconectar, para trabajar y para hacer un test aquí en Brno. Probamos varias cosas, entre ellas un chasis, pero estaba un poco más enfocado para entender cosas, un poco más concepto para entender de cara al año que viene y no lo vamos a usar, porque me sentía un poco más cómodo con el que tengo ahora, y al menos lo conozco y conozco todas las reacciones», comentaba Marc ante el micrófono de Movistar MotoGP.

De cara a este fin de semana, espera que los entrenamientos privados sirvan de base para conseguir un buen resultado: «Es un circuito en el que siempre hemos sufrido un poco, pero este test nos irá bien para tener una base y al menos empezar con un poco de potencial».

Pese a que en el test pudieron probar los compuestos que ha llevado Michelin a Brno, Márquez no cree que sea una gran ayuda, sobre todo porque las temperaturas que se esperan para este fin de semana son más altas que en los entrenamientos privados: «Te ayuda un poco a conocerlos mejor y a saber cuál puede funcionar y cuál no, a descartar un poco. La verdad es que hace bastante más calor que en los test, así que a nivel de neumáticos partimos casi de cero. A la que varían 5 o 10 grados la pista, cambia completamente. Pero sí que la puesta a punto, esperamos que la base que encontramos en el test pueda servir ya este fin de semana».

Hablando sobre su plan de ataque para la segunda mitad de temporada, el vigente campeón de MotoGP admite que no es fácil trazar una estrategia tal y como está el campeonato: «El año pasado el plan fue bastante más fácil, porque llegaba con algo más de ventaja y con menos pilotos luchando por el título. Este año el plan parte prácticamente de cero. Tenemos que intentar sacar el 100% en cada Gran Premio. Un punto importante es la constancia; pero al final, la constancia sin velocidad, sin arriesgar y estar delante en el podio, no sirve para nada».

Por último, del piloto del Repsol Honda piensa que el campeonato quedará definido en Valencia, en la última carrera: «Intentaremos ser constantes, sufrir menos donde nos cueste más e intentar en los puntos fuertes. Tampoco es nada nuevo, pero sí que se prevé una segunda parte de temporada interesante en la que intentaré estar vivo hasta Valencia, que creo que será donde se va a decidir todo».