Márquez termina «destrozado» por su lesión y admite que «Honda tiene que seguir trabajando»

Marc Márquez cierra el test de Sepang con 131 vueltas a sus espaldas pese a la lesión en el hombro derecho, que le ha lastrado durante las tres jornadas. Aunque la mañana ha sido productiva para él, sus problemas físicos y la Honda RC213V de 2020 le hacen no tenerlas todas consigo por ahora.


Después de tres jornadas de test en Sepang, Marc Márquez sale de las primeras pruebas de 2020 con algunas dudas. Se trata de algo lógico, máxime cuando el piloto del Repsol Honda sigue mermado físicamente tras la operación en el hombro derecho a la que fue sometido el pasado mes de noviembre, e incluso se ha encontrado peor de lo que esperaba encima de la moto.

Los test no han podido ser tan productivos y los resultados están lejos de lo habitual en un piloto como Márquez que arrolló completamente en 2019. El de Cervera fue 12º en la primera jornada, 7º en la segunda y 12º en la tercera, acabando 13º de la clasificación combinada de los tres días con un mejor registro de 1:58.772. Eso sí, la diferencia respecto al mejor tiempo de Quartararo es de tan sólo cuatro décimas.

Tras el primer día, Márquez dejó claro que las sensaciones con el hombro habían sido peores de lo previsto y sólo completó 37 vueltas. Pudo dar diez vueltas más al día siguiente, en el que los tiempos y las sensaciones fueron algo más positivas, aunque la jornada acabó con una caída en la curva 3. Este domingo el número de vueltas fue el mismo, 47, y tuvo que poner fin antes de tiempo a su programa de trabajo por otra leve caída en la curva 14.

Así las cosas, el #93 terminaba los test sin tener todas consigo. No ha podido probar en condiciones, lo que impide que pueda dar unas indicaciones más precisas sobre la moto, no se ha sentido a gusto pilotando por culpa de la lesión en el hombro, se ha caído dos veces y, además, la nueva Honda RC213V le genera aún ciertas dudas. Todo ello, acentuado con el paso adelante que han dado otros fabricantes, sobre todo Yamaha, Suzuki y Aprilia, que se han mostrado muy competitivas en Sepang. «Honda tiene que seguir trabajando y apretando porque las demás marcas han mejorado. Los rivales han dado un pasito porque Yamaha y Suzuki han mejorado. Hemos dado pasos pero tenemos que seguir trabajando», expresaba el ilerdense en declaraciones que recoge 'Motorsport.com'.

Márquez no oculta que, de cara a los últimos test y a la primera carrera del año, más que su estado físico le preocupa el rendimiento de la RC213V de 2020 y la progresión que han hecho otras marcas como Yamaha y Suzuki, que también se han adaptado mejor al nuevo neumático trasero de Michelin: «Para la primera carrera, en Qatar, estoy más preocupado por la moto que por mi estado físico, porque hay cosas que hemos probado que no han terminado de convencerme. Evidentemente, el nivel de esa parte técnica la marca la competencia, y en este caso ha dado un paso adelante», añadía.

Sobre la evolución de su lesión, el ocho veces Campeón del Mundo ha comentado que en la segunda parte de la jornada «estaba destrozado. Por la tarde he vuelto a salir, pero he sufrido una caída porque me faltaba energía. He llegado al límite con mi cuerpo, porque por la mañana forcé un poco más», comentaba.

Así las cosas, Marc Márquez se va de Sepang con mucho margen de mejora y Honda con trabajo por hacer. Es demasiado pronto para sacar conclusiones, ya que los problemas físicos que arrastra camuflan la realidad. Por el momento, existe cierta preocupación, pero en 2019 Márquez ya supo dar completamente la vuelta a la tortilla después de una pretemporada difícil para acabar arrasando.

Deja un comentario

Volver a la home