El piloto del Repsol Honda Team saldrá cuarto en Montmeló

El vigente campeón de MotoGP analizaba la jornada de entrenamientos del GP de Cataluña, en la que se ha clasificado en la cuarta posición. Para mañana es optimista y, aunque asegura que aún falta un poco para estar al nivel de las Yamaha, no piensa guardarse nada en carrera.

 

Después de conseguir la cuarta posición en la sesión cronometrada de MotoGP, Marc Márquez comenzaba destacando el papel de Suzuki, que ha copado las dos primeras posiciones: «Las Suzuki han sorprendido a todo el mundo aquí. Yo creo que nadie los veía peligrosos para hacer la pole. Pero ya ayer Aleix lo mostró y ya sabía que sería un gran rival para la pole, pero no sólo él, sino también Maverick». Aun así, el de Cervera apunta a que los principales rivales serán Lorenzo y Rossi: «Para mañana en carrera los dos pilotos de Yamaha son los más fuertes, los que mejor ritmo tienen, pero las Suzuki al menos las 10 primeras vueltas estarán ahí delante peleando por las primeras posiciones», aseguraba.

Márquez hacía un buen balance de lo que está dando de sí este fin de semana, en el que parece encontrarse más cómodo encima de su RC213V, aunque quizá no es suficiente: «En este circuito estoy contento, porque hemos ido mejorando bastante en la entrada en curva. Aún no es exactamente como el año pasado, pero ya es muy similar y ya puedo hacer tandas largas con ritmo para preparar la carrera. Veremos mañana durante la carrera; estoy contento, pero tenemos que ser realistas y aún nos falta otro pasito para luchar por la victoria».

El vigente campeón de MotoGP también hablaba sobre el esfuerzo que está suponiendo esta temporada, que no ha empezado bien para sus intereses. «Estoy trabajando mucho más que el año pasado en el box, para intentar mejorar. También encima de la moto me tengo que esforzar más. Ya el año pasado se trabajaba, pero cuando no salen las cosas intentas solucionar el problema y te tienes que esforzar más, porque la solución no viene sola», confirmaba al respecto.

Sobre el planteamiento de una carrera que afronta a 49 puntos de Rossi, Marc es consciente de que no puede fallar más, pero no se quiere guardar nada: «Lógicamente se tiene que arriesgar, no te puedes conformar, pero tampoco puedes fallar. Estoy en esa situación de tener que arriesgar pero no poder fallar. Pero mañana aquí en casa toca arriesgar e intentar estar cerca de las dos Yamaha que son quienes marcarán el ritmo»