Marc Márquez opina sobre lo sucedido en la rueda de prensa de Misano

Después de que Rossi le negase la mano cuando ha tratado de firmar las paces con él en la rueda de prensa de Misano, Marc Márquez ha hablado al respecto.


El líder de MotoGP 2018, Marc Márquez, aterriza en Misano con una ventaja de 59 puntos al frente del Mundial cuando restan siete citas para el final de temporada. Pero el piloto del Repsol Honda ha sido protagonista en las horas previas al GP de San Marino por una entrevista que había hecho en la televisión italiana, para el canal TV8, en la que hablaba sobre su voluntad de hacer las paces con Valentino Rossi.

Las declaraciones de Márquez en Italia han sido muy comentadas y difundidas por muchos medios. Antes de una rueda de prensa que ha dado bastante de sí, Márquez había atendido a Movistar MotoGP y había hablado sobre ellas: «No me gustaría tener esta tensión que volvió en Argentina. Allí cometí un error, fui penalizado por ello y lo asumí. Fue a pedir perdón. Desafortunadamente, ese error fue contra Valentino, pero yo no tengo ningún problema con él, con pedir disculpas y que vuelva todo a la normalidad, pero no es algo que dependa de mí».

El ‘maremoto’ se ha producido después en la rueda de prensa oficial, donde ha tenido lugar un gesto que ha dado ya la vuelta al mundo: el momento en el que Rossi le ha negado la mano a Márquez en plena comparecencia. Previamente, Rossi había dicho que entre él y Marc no había ningún problema, aunque eso no se ha consumado en un apretón de manos minutos después. «Cuando ha dicho eso, me he venido arriba, pero no ha habido manera. Pero seguimos igual, la vida sigue», comentaba Márquez con cierta ironía en su corrillo con la prensa española que se ha desplazado a Misano.

«Es que por mi parte no hay problema. Estoy contento, feliz, no hay problema. Asumí en su día lo que tenía que asumir y no pasa nada. Pero la vida sigue, nadie es imprescindible aquí», añadía después hablando sobre el momento en el que Rossi le había negado la mano.

Confiado para Misano


Centrado en lo estrictamente deportivo, Márquez confía en luchar por un buen resultado en Misano, donde el año pasado se impuso en una bonita lucha con Petrucci bajo la lluvia. Llega con cierta desventaja, ya que Yamaha y Ducati hicieron un test privado el mes pasado, en el que la firma italiana consiguió excelentes registros con Dovizioso y sobre todo con Lorenzo.

Pese a ello, se ve con posibilidades de estar al nivel para pelear por la victoria: «Aquí se hizo un test en el que las Ducati fueron, por bastante, los más rápidos. Serán los rivales de aquí a final de temporada. Tengo que gestionar la ventaja y atacar sin pasar el límite. Es una gestión complicada, pero tenemos la oportunidad de hacerlo y lo intentaremos hacer de la mejor manera. Misano me gusta y, aunque hayan hecho test, intentaremos ponerlo difícil. No vale conformarse. En el FP1 tenemos que tener paciencia, quizá estamos lejos o quizá estamos cerca; pero si estuviéramos lejos, paciencia, ya llegaremos», explicaba en Movistar MotoGP.