Márquez podría ser campeón en Motegi, casa de Honda, por tercera vez (tras 2014 y 2016)

Marc Márquez afronta el GP de Japón con su primera bola de partido para ganar el título de MotoGP 2018. El piloto del Repsol Honda tiene 77 puntos de ventaja sobre Dovizioso, por lo que acabar por delante del italiano ya le otorgaría su quinto título de la categoría reina. Márquez destaca que el staff japonés de Honda está «muy ilusionado» con esta posibilidad, pero no se muestra obsesionado por ganar ya este fin de semana.


Después de ganar en MotorLand Aragón y Tailandia tras dos bonitas luchas con Andrea Dovizioso, Marc Márquez llega lanzado a Motegi, donde dispondrá de su primera bola de partido para ganar el título de MotoGP 2018. Las cuentas son sencillas, porque le sirve con acabar por delante de Dovizioso, pero lo realmente complicado es materializar esto. Márquez asume que la opción de ser campeón es algo que se le pasa por la cabeza, pero no le obsesione conseguirlo sí o sí en Japón: «Todos somos humanos y está claro que tienes esas mariposas en el estómago. Quieras o no, la cabeza a veces piensa en el título y aparte ves que los japoneses están muy ilusionados, pero tenemos la tranquilidad de que quedan cuatro carreras. Como siempre, trabajaré todo el fin de semana para intentar ganar el domingo, pero si no puede ser tenemos que entender también que quedan carreras por delante», destacaba el piloto del Repsol Honda en el micrófono de Movistar MotoGP.

Pese a que el campeonato está muy de cara, Márquez lo ve «igual que en otras carreras, tengo que ganar a Dovi. Aquí sabemos todos que él va bien. Ya como pilotaje, el circuito se le adapta muy bien y ha hecho aquí grandes carreras. Además, aquí la Ducati irá bien, porque es un circuito stop & go, de parar y acelerar. Será complicado, pero la mentalidad es la misma que todos los fines de semana, y con esa misma mentalidad habrá que arriesgar el domingo para intentar hacer una buena carrera».

El #93 reconocía en el micrófono de Izaskun Ruiz que sí que tiene en mente el hecho de que Motegi es el único circuito en el que no ha conseguido todavía la pole en MotoGP: «Sí, se lo dije ayer a Jose (n.d.R José Luis Martínez, su asesor en las carreras). En 2016 iba muy bien, pero no cuadré la vuelta. Es un circuito en el que cuesta cuadrar la vuelta, pero es uno de los circuitos que en mi historia en el Mundial se me han dado peor, no es Austin o Alemania. Veremos durante el fin de semana, por eso hablo con prudencia. Realmente, los japoneses tienen ganas».

Las previsiones son de seco para el sábado y el domingo, mientras que para los primeros libres es posible que llueva. Márquez no sabe qué se puede esperar todavía de este fin de semana: «El año pasado ya estuvo muy igualado en agua. Delante estábamos con Petrucci y Dovi, y al final me ganó la partida Dovi. Veremos este fin de semana en seco; honestamente, no sabemos qué va a pasar, tendremos que entender todo. Dicen que mañana seguramente lloverá, así que tendremos sábado y domingo, en los que las previsiones son mejores. No puedo adelantar nada, sólo puedo adelantar que intentaré trabajar como siempre para intentar ganar la carrera el domingo, sin pensar mucho en el título. Si gano la carrera, buena señal; si no, a intentar coger puntos para rematarlo en las siguiente», concluía el de Cervera.