Marc Márquez se impone en la batalla australiana y da un zarpazo al Mundial

Sexta victoria de la temporada para Marc Márquez tras imponerse en la que quizá haya sido la carrera más espectacular del año, luchando contra Rossi, Viñales, Zarco y Iannone, principalmente. El piloto del Repsol Honda ha asumido riesgos en el cuerpo a cuerpo para ganar, ha gestionado muy bien la prueba y tiene el título en sus manos tras la debacle de Dovizioso.




Victoria y golpe al campeonato en una carrera que pasará a los anales de la historia. Marc Márquez sale de Phillip Island con medio título en el bolsillo después de haber metido 22 puntos a Andrea Dovizioso, que no ha podido pasar de la 13ª posición. El piloto del Repsol Honda ha gestionado a la perfección una carrera repleta de emoción, adelantamientos y toques, en la que él no ha estado exento de sustos, ya que Johann Zarco ha estado a punto de tirarle en la tercera vuelta. Sin embargo, Marc destaca que Zarco «no ha estado por encima del límite. Así son las carreras. Sí que cuando he visto esto, me he puesto yo al ataque también y he repartido un poco. Era un grupo en el que, o te ponías duro, o te ibas para atrás», decía en Movistar MotoGP. 

La dureza de la carrera se ha visto desde el primer momento y Márquez se ha dado cuenta pronto de que para optar a la victoria había que ser agresivo en un grupo que ha llegado a tener ocho pilotos: «Durante un momento de la carrera que me he puesto un poco blando y a conformarme, me he ido hacia atrás enseguida y he dicho “esto no puede ser, vamos a atacar”. He intentado imponer mi ritmo y así lo he hecho».

El piloto del Repsol Honda se ha sorprendido de no ver a Dovizioso en el grupo de cabeza, e incluso ha mirado dos veces para atrás para asegurarse: «Intentaba controlar dónde estaba Dovizioso durante la carrera. No lo habíamos hablado -lo de marcar en la pizarra dónde estaba-, pero tampoco esperaba una carrera en la que fuéramos cinco o seis pilotos delante. Me han marcado que había cinco pilotos y pensaba que estaría Dovi, y para asegurarme me he girado. Quería hacer mi carrera, pero cuando estás a la mitad y ves cómo se está desarrollando, me ha entrado la duda. Siempre queda ese recurso de girarse y mirarlo con tus propios ojos».

La decisión de montar el neumático blando trasero ha sido un poco sorprendente en su caso, ya que parecía más o menos claro que utilizaría el medio. Sin embargo, ha tenido mucha determinación a última hora: «Tenía un poco la duda. Quería salir con el blando y el equipo me ha convencido hacia el medio, pero cuando estábamos en parrilla he decidido que pusiéramos el blando. Quería tener yo la responsabilidad y yo cometer el fallo o el acierto, que al final el acierto es mutuo. Al final es lo de siempre; ellos te pueden asesorar, pero el que va encima de la moto es el piloto, es el que tiene las sensaciones. Saliendo del box no tenía muy buenas sensaciones con el medio y he apostado por el blando, para ir como los principales rivales para la carrera y así no hay excusas», ha declarado en una interesante reflexión.

Ahora tiene 33 puntos de ventaja a falta de dos carreras, lo que le otorga opciones matemáticas de título ya en Sepang. La semana que viene, con acabar segundo en Malasia, podrá ser campeón. El resultado de Dovizioso -13º- le deja «muy contento. Estaba a 11 puntos y parecía que venía el comecocos, pero sabía que aquí era un circuito para quedar delante de Dovizioso, porque seguramente en Malasia irá muy rápido. Ahora tenemos este colchón que ahora sí que tocará administrar, pero en los entrenamientos sin cambiar de mentalidad».

NombreMarc Márquez
Dorsal93
PaísEspaña
MotoHonda RC213V 2017
Ver ficha completa

El de Cervera destaca que victorias de este tipo «saben muy bien, sobre todo cuando hay esta presión. No lo parece, pero cuando te juegas un Mundial la presión está. Tienes que estar todo el fin de semana muy concentrado y hoy José -n.d.r José Luis Martínez, entrenador y asesor de Marc- me ha dicho que estaba muy serio pese a haber acabado primero en el warm up. Se avecinaba una carrera dura, en la que podía llover, y había que estar súper concentrado, lo hemos hecho. Además con pelea, como me gusta; se me ha pasado la carrera muy rápido y esto también para el show es importante».

Márquez no quiere tomar más riesgos de los necesarios, pero espera que el título no se decida en Valencia: «Ojalá que no. Tal y como estamos, ojalá que no, pero tenemos que tener paciencia. Si por alguna razón, en Malasia no me acabo de encontrar a gusto y toca sumar puntos, mejor llegar en Valencia con un colchón grande, que no cometer un error por hacer más de lo que sienta», terminaba en su comparecencia en Movistar MotoGP minutos después de ganar una carrera que le deja a las puertas de su sexto título mundial, el cuarto de la categoría reina.